Científicos cubanos y de EE.UU en predios del Carpintero Real

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 19 octubre, 2015 |
0

Carpintero realCupeyal del Norte, Guantánamo-.   La expedición conjunta del estadounidense museo Americano de Historia Natural (AMNH) y del Nacional de Historia Natural (MNHN), de Cuba llegó este fin de semana al Parque Nacional Alejandro de Humboldt (PNAH), Patrimonio de la Humanidad.
La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) confirió en 2001 ese título a la paradisíaca zona donde ese colectivo permanecerá hasta el venidero cinco de noviembre, con el fin de realizar un inventario intensivo de algunos grupos de vertebrados e invertebrados, la mayoría endémicos.

Aunque no figura en el programa, y el ave presumiblemente se ha extinguido, los expertos aspiran a un privilegio rara vez concedido: escuchar los trinos del Carpintero Real (Campephilus ¿principalis? Bairdii),  del cual se reportaron varios avistamientos en el “Humboldt” durante el último tercio del pasado siglo.

Precisamente uno de ellos fue protagonizado hace casi tres décadas por el coordinador de la actual expedición, el especialista cubano en arácnidos Giraldo Alayón García.

El biólogo y curador del MNHN, contempló el 16 de marzo de 1986, durante varios minutos una hembra adulta perseguida por una pareja de caos (Corvus nasicus), en el sector noroccidental del PNHA, tres días después que su colega Alberto Estrada experimentara la experiencia, ambos en el sitio conocido como Ojito de Agua.

Aunque en el siglo anterior se reportaron varias apariciones del científicamente denominado Campephilus principalis bairdii (el más hermoso y especializado de los pájaros carpinteros), la más convincente fue la del biólogo Alberto Estrada, el  13 de marzo de 1986, en esta área protegida compartida por las provincias de Guantánamo y Holguín.

En exclusiva telefónica a la AIN,  desde el Sector Cupeyal del Norte, uno de los cuatro del “Humboldt” y jurisdicción de los municipios Manuel Tames, Yateras y Moa, Alayón García se mostró esperanzado en la sobrevida de la singular ave, “en que haya escapado a la tragedia más grande de la naturaleza y de la cual no está exenta el hombre: la extinción de una especie”.

Cifró su optimismo en las gestiones realizadas por el Estado Cubano, en especial el Centro Nacional de Áreas Protegidas y la Unidad Provincial de Servicios Ambientales (UPSA) Alejandro de Humboldt, para conservar el hábitat del también conocido como Carpintero Pico de Marfil, comprendido en la parte menos explorada del Parque Nacional que también ostenta el nombre del Segundo Descubridor de Cuba.

Poseedor de las pluvisilvas mejor conservadas del Caribe Insular, el PNAH muestra un grado de preservación de su biodiversidad equiparable al de las zonas serpentiníticas de Nueva Caledonia, las montañas del oriente de Tanzania, el suroeste del Himalaya y la península de California.

Núcleo principal de la Reserva de la Biosfera Cuchillas del Toa, presenta elevados índices de endemismo y conservación de plantas superiores, en comparación con otros territorios insulares.

Esa supremacía se manifiesta asimismo para casi todos los grupos de la fauna, y explica la posible sobrevivencia del más grande y vistoso de sus similares que pueblan la ínsula caribeña, una de ellas migratoria y conocida como Carpintero de paso.

En cuanto a la denominación científica del “Real”, Alayón García subrayó la necesidad de modificar la que aparece en los textos:  Campephilus principalis Bairdii.

Propuso una más breve (Campephilus  bairdii) ya que el término intermedio “hace aparecer al carpintero picamaderos -como también se conoce- como una subespecie de otra existente en Arkansas, aunque se ha corroborado que constituye  una especie autóctona cubana en sí misma”.

Hasta la primera mitad de la centuria anterior,  había sido fotografiada solo dos veces esa elegante criatura blanquinegra llena de gracia, que sobresale por su grado de especialización entre las 108 especies de carpinteros del planeta y descrita en 1883 por el estadounidense John Bassin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .