Cierra Granma 2017 con tasa de mortalidad infantil de 4,7

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 3 enero, 2018 |
0
FOTO Luis Carlos Palacios Leyva

Con una tasa de mortalidad infantil de 4,7 fallecidos por cada mil nacidos vivos cerró la suroriental provincia cubana de Granma el año 2017, cifra que no obstante los esfuerzos desplegados, es superior a los propósitos y a la media nacional (4,0).

El Doctor Ciro Estrada García, especialista de segundo grado en Cirugía Plástica y Caumatología, director de Salud Pública en la provincia, al suministrar la información explicó que los restantes indicadores se comportaron en sentido general de forma favorable: muerte materna directa en 21,9; tasa de mortalidad preescolar en 2,3 por cada 10 mil habitantes; escolar en 2,2 por cada 10 mil habitantes, en menores de cinco años 5,8 y el índice de bajo peso al nacer en 5,2.

Se produjeron nueve mil 108 nacimientos,  473 menos que en el 2016, y 43 fallecimientos de menores de un año, principalmente como consecuencia de hipoxia, defectos congénitos, sepsis adquirida y afecciones perinatales, entre otras.

Los municipios de Media Luna, y Yara, no tuvieron fallecidos menores de un año ni muerte materna.

Ese resultado, que aventaja incluso a países desarrollados, responde a la atención diferenciada a embarazadas y menores de un año, la consagración de médicos, enfermeras, genetistas, técnicos y otros trabajadores en el territorio granmense, además, es efecto de la remodelación y construcción de policlínicos dotados de modernas tecnologías, operadas por profesionales preparados y capaces, que afrontan limitaciones derivadas del criminal bloqueo yanqui contra Cuba.

La mortalidad infantil, que incluye todas las defunciones en menores de un año entre los nacidos vivos durante 12 meses, es un indicador internacional que mide el estado de salud de la población, definido adicionalmente por la esperanza de vida, superior en Cuba a los 75 años.

Desde el triunfo de la Revolución se prodigaron ingentes esfuerzos en materia de salud pública, pero no es hasta 1970 que se crea el Programa Infantil, al cual se incorpora en 1984 el seguimiento a la madre embarazada, convirtiéndose entonces en Programa Materno- Infantil, algo solo posible en Cuba.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *