Cineasta cubana aspira a conmover con película sobre la amistad

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 27 febrero, 2018 |
0
La Habana, – La cineasta Magda González aspira hoy a ganarse al público con ¿Por qué lloran mis amigas?, un largometraje concebido desde la honestidad y a favor de la diversidad de criterios y la amistad.

Pese a estar protagonizada por grandes actrices cubanas como Luisa María Jiménez, Edith Massola, Amarilys Núñez y Yasmín Gómez, la obra no se centra en problemáticas de género pues, según la directora, convoca a reflexionar a todos los públicos sobre temas que tocan a la humanidad.

La película de 82 minutos narra el rencuentro entre cuatro amigas luego de 20 años sin verse, hecho que les obliga a realizar un repaso de sus vidas y de los propios lazos entre ellas.

Gracias a una coproducción del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y RTV Comercial, con la participación de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual del Instituto Superior de Arte, la obra pudo concluirse luego de cinco años de arduo trabajo.

Ya conquistó las palmas del público y la crítica de la sección no competitiva del 39 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano pero el filme llegará al gran público a partir del próximo 1 de marzo con su puesta en las salas de estreno de todo el país.

La guionista Hannah Imbert creció rodeada de mujeres y una fiesta de las amigas de la madre donde cada una había podido hacer catarsis de su vida, le inspiró el guión de la película, también basado en el cuadro Amigas, de la pintora Sandra Dooley, que colgaba en una de las paredes del sitio.

Al decir de la creadora, su texto refleja varias diferencias entre la juventud actual y la de hace 30 años, mucho más ingenua, entre otros detalles.

El resultado final le encantó porque encontró sus intenciones bien plasmadas en la pieza que cuenta con actuaciones especiales de Patricio Wood, Paula Alí, Ariadna Álvarez, Nestor Jiménez Jr. y Roque Moreno, dirección de arte de Tomás Piard y música de Juan Antonio Leyva y Magda Rosa Galbán.

A González le interesó demostrar en el largometraje cómo es posible desde la diferencia lograr una comunión, base indispensable para una amistad.

Todos, aunque pensemos distinto, desde la diversidad, podemos ayudar a hacer este país, afirmó la directora, después de defender la tolerancia y el respeto a la pluralidad.

González también elogió a las protagonistas del filme por inteligentes, receptivas y dúctiles.

Trabajar con estas cuatro actrices fue una fiesta, realmente disfrutaron el proceso creativo, vital para cualquier obra, sostuvo.

Jiménez defendió un cambio del final de su personaje con tanto fundamento que ganó la oportunidad de representar su idea.

Mis personajes tienen que tener un mensaje, aseveró la experimentada actriz que abogó por una consecuencia más lógica para la mujer a la cual da rostro, porque luego de una catarsis tan fuerte alguna lección debe recibir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *