Combatientes del Ejército Rebelde recuerdan a Fidel

Share Button
Por Claudia Suárez Fernández (Estudiante) | 21 noviembre, 2019 |
0
FOTO Claudia Thalía Suárez Fernández

Combatientes de la Columna 1 del Ejército Rebelde comandada por Fidel Castro Ruz, en la Sierra Maestra, recordaron la impronta del máximo líder de la Revolución cubana en el tercer aniversario de su desaparición física, ocurrida el 25 de noviembre de 2016.

“Fidel era valiente, con una inteligencia genial, con un sentido humano y a la vez exigente. Fue un antimperialista que renunció a todo por Cuba. Se impregnó de la historia de Céspedes y de Martí para hacer la obra revolucionaria”, reseñó el Teniente coronel (R) Rafael Corrales Urquízar en intercambio con estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Granma (UDG).

Corrales Urquízar  citó entre las acciones ejecutadas por la Columna 1, el Combate de La Plata, el 17 de enero de 1957, el cual demostrara la vitalidad del Ejército Rebelde.

También despunta entre las proezas de dicha columna, el ataque y la toma de El Uvero, el 28 de mayo de 1957, hecho que a decir de Ernesto Guevara marcó la mayoría de edad de la guerrilla.

Según Corrales Urquízar, en Las Mercedes el Ejército Rebelde dejó atrás las acciones guerrilleras para enfrentar una agrupación de fuerzas que llegó a sumar cinco batallones, incluidos tanques y artillería de campaña, en tanto la aviación de combate actuaba todo el día.

La Columna 1 ó Columna José Martí, fue fundada  en marzo de 1957, por Fidel Castro Ruz, como parte del Ejército Rebelde para llevar a cabo la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista.

“Son  muchas las hazañas que hablan de la capacidad de Fidel como estratega y dirigente. Alguien dijo en una ocasión que era tan capaz, que fue al futuro y regresó a su tiempo para contarlo, eso habla de su visión para anticiparse a los hechos, cualidad que en muchas ocasiones le sirvió para trazar el camino, por eso,  mientras me quede un aliento, trataré de ser mejor cubano… siempre”, sentenció Urquízar.

Rafael Corrales Urquízar, natural de Bayamo, ayudó a algunos de los jóvenes que atacaron al cuartel Carlos Manuel de Céspedes el 26 de julio de 1953; participó en la lucha urbana y, en febrero de 1958, se incorporó al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *