Combatir sin tregua al mosquito

Share Button
Por Gislania Tamayo Cedeño | 2 octubre, 2019 |
0

Sobre el mosquito Aedes aegypti han sido numerosos los estudios que se han realizado desde que Carlos J. Finlay en el siglo XIX, lo describiera como el agente trasmisor de la fiebre amarilla. Hoy se sabe que está asociado con el dengue, en sus formas clásica y hemorrágica.

Actualmente, el hombre es el transporte de huevos, larvas y adultos de la especie, que la efectúa por vía aérea, marítima y terrestre provocando epidemias de dengue,  zika, chikungunya y fiebre amarilla en la mayoría de los países.

El zancudo se caracteriza por sus hábitos intradomiciliarios, asociado directamente a las personas. Una vez que se alimenta de la sangre de los humanos con los síntomas de la enfermedad, el mosquito es portador del mal.

En esta época del año las lluvias y altas temperaturas propician la reproducción del insecto, en ciclos cada vez más cortos.

La campaña contra el Aedes apunta a disminuir los índices del insecto y evitar así que el vector se siga dispersando.

Para lograr este control se concentran equipos de trabajo dedicados al saneamiento y destrucción de los criaderos del mosquito.

No podemos descuidarnos de los aposentos del insecto, es imprescindible mantenernos alertas en nuestros hogares y seguir adoptando medidas contra este insoportable enemigo.

Es de suma importancia mantener la limpieza de los patios y las azoteas para evitar el estancamiento del agua. Hacer hincapié en las gomas que muchos, irresponsablemente dejan a la intemperie y en ellas se acumula agua. Hay que colocarlas bajo techo o enterrarlas cuando ya su tiempo de vida útil haya concluido. Lo mismo sucede con los cascarones de huevo, los de coco y las latas vacías.

El dengue es una enfermedad social y está muy relacionado con los hábitos de la gente. El mosquito se cría en cualquier recipiente que acumule agua y otros sitios como tapias, ramajes y zanjas.

Es preciso enseñar de forma correcta a las personas cómo se debe combatir al Aedes, pues se piensa de manera equivocada que la primera etapa de control del mosquito y la enfermedad es el uso de insecticida, cuando esta debe ser la última.

El insecto vive 16 días, la hembra es la transmisora al, alimentarse con sangre de individuos infectados y luego picar a otros sanos.

El dengue está entre las primeras enfermedades transmitidas por vectores y posee riesgos de salud significativos en diversas regiones del mundo.

Este es un asunto para meditar porque nos concierne a todos;

mayor rigor, control, sistematicidad y planificación en la campaña contra el Aedes aegypti, es tema de primer orden para la seguridad sanitaria de la nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *