Comenzó temporada ciclónica

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 2 junio, 2019 |
0

La Habana, – La temporada ciclónica en el área geográfica del océano Atlántico tropical, que incluye el Golfo de México y el mar Caribe, que comenzó este 1 de junio se caracterizará por ser normal, de acuerdo con especialistas del Centro de Pronósticos, del Instituto de Meteorología (INSMET).

Una predicción estacional de ese tipo se basa en los fenómenos atmosféricos y oceánicos que influyen en el comportamiento de ese período y ofrecen un estimado aproximado de la cantidad de sistemas tropicales que pueden surgir, del primero de junio al 30 de noviembre, según las  mismas fuentes.

Sin embargo, advirtieron que al margen de la probable cantidad de organismos ciclónicos tropicales para la Cuenca Atlántica, lo más importante es estar preparados con el propósito de eliminar y disminuir vulnerabilidades, a fin de proteger la vida y los bienes de la economía popular y personal.

Miriam Teresita Llanes, Doctora en Ciencias y jefa del Centro de Pronósticos, del Instituto de Meteorología, llamó la atención sobre la necesidad de estar alertas también sobre otros fenómenos hidrometeorológicos peligrosos, entre ellos  las tormentas locales severas, las lluvias intensas, los tornados, las tormentas eléctricas o las inundaciones súbitas.

Explicó que en el curso de los próximos seis meses se prevé la formación de 11 tormentas tropicales o huracanes en la cuenca Atlántica, aunque seis de ellos pudieran llegar a huracán, y estimó en un 40 por ciento la probabilidad de que un ciclón tropical impacte Cuba.

Pero los números no son lo más importante, opinó, porque son pronósticos basados en las estadísticas y los modelos numéricos, lo realmente vital es estar preparados y atentos a los avisos que emita el Instituto de Meteorología y el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil.

Nadie sabe dónde ni cuándo se forma un ciclón, y una sola afectación para el país ya causaría daños, comentó.

El Ejercicio Popular Meteoro es el principal del país desde 1986, con el objetivo de elevar también la disposición de la población ante ciclones tropicales y otros peligros de desastres, fenómenos de origen natural, tecnológicos y sanitarios, siempre antes del inicio de la temporada ciclónica.

Esta última temporada, en 2018, se caracterizó por las tormentas subtropicales Alberto y Michael, así como las lluvias intensas en las regiones occidental y central de Cuba, donde tuvo un comportamiento activo, debido a que la formación de ciclones tropicales estuvo por encima del promedio.

El 53,3 por ciento de sus tormentas estuvieron relacionadas con ondas tropicales, cifra por debajo del indicador medio de la Cuenca Atlántica; mientras que siete de ellas alcanzaron la categoría de subtropicales, que constituyen un récord desde 1969, cuando hubo cinco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *