Todo comienza en la boca del central (+ fotos)

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 14 febrero, 2019 |
14
Jóvenes de Ceiba Hueca FOTO/ Rafael Martínez

A los bateyes de los ingenios llega toda la materia prima  disponible para la molida, transportada por diversos medios como camiones, remolques,  vagones de ferrocarril…

En la propia  boca del central  es pesada en básculas anexas a las fábricas; es allí donde todo el asunto comienza como si fuera un proceso digestivo gigante en que la caña se convierte en jugos, estos  en mieles… las cuales cristalizan en los dulces granos que todos necesitamos: el azúcar,  por eso muchos llaman al  área del basculador, la boca del central.

Lo medular de esta  área guarda una estrecha relación con la limpieza y cualidades de esa materia prima, para su óptimo aprovechamiento esta debe ser lozana, sin materias extrañas y descargada lo más rápido posible.

Como en otras secciones de un central allí se aúnan experiencia y juventud, lo más avezados ilustran a los más jóvenes y así el ciclo del obrero azucarero no se interrumpe nunca, La Demajagua digital interactuó con operadores de  los centrales Enidio Díaz Machado, de Campechuela y de Grito  Yara, en Río Cauto.

En Campechuela y específicamente en la localidad de Ceiba Hueca, donde radica el “Enidio” las opciones laborales son fuertes en la agricultura cañera y la industria azucarera, por eso la muchachada aprovecha estas oportunidades.

Ángel Gutiérrez Rodríguez  lleva tres años como operador del basculador, habilitado mediante un curso impartido en el propio central y antes de comenzar la zafra  recibió  acciones  de capacitación; Ángel realmente se especializó en otra rama  pero siguió la línea de  su abuelo, Juan Gutiérrez Castillo quien fue   varios años soldador  en Ceiba Hueca.

Otro industrial bisoño,  Orlando  Sosa, se siente muy bien: “ Aquí hay gran compañerismo y me gusta  el trabajo en un colectivo  que marcha a la cabeza de los centrales  granmenses  y agradecido de  trabajar con ellos;  hay bastantes jóvenes y tenemos un  jefe de brigada de experiencia en el basculador : Aníbal Rodríguez, quien  a su vez se siente muy bien porque la tropa bisoña aprende rápido al querer dar lo mejor de sí, “en Ceiba Hueca el central es una de las más seguras formas de empleo y los jóvenes pueden verla como futuro lo mismo sucede  en los campos tributarios al ingenio”.

En la llanura del  río Cauto el binomio  experiencia-juventud se expresa igual, pero el ingenio  Grito de Yara apenas roza el 90 por ciento  del plan de producción de azúcar previsto hasta la fecha.

Las afectaciones en la fábrica se localizan en la estera del ferrocarril, el raspador del molino 4, así como en el ventilador de la caldera número 1.

Santos Cutiño

El atraso en el cumplimiento del plan de azúcar obedece también a problemas en la cosecha. Al respecto, Mario Santos Cutiño, jefe de turno integral de la brigada 1  de basculador explicó: “No  molemos a tope porque ha habido problemas con la entrada de caña al central, por  roturas en las combinadas  y equipos de tiro, hemos estado moliendo caña quemada, y también materia prima con muchos días de corte, lo cual nos causa problemas en el proceso de producción de azúcar”.

Diosdaysi Rodríguez Mora, es una joven que  dirige el basculador;  Santos Cutiño nos habla elogiosamente de ella;  al entrevistarla comprobamos que las lisonjas no son gratuitas; ella es muy competente, y  se siente muy cómoda dirigiendo una gran cantidad de hombres desde hace ya tres años, afirma que es un trabajo sacrificado sobre todo por trabajar las largas  noches de molida… se siente realizad porque puede aunar las usanzas e los más antiguos técnicos y obreros y por trasmitirla  ella misma a los más jóvenes.

Diosdaysi

Aunque se respira la voluntad de cumplir,  los azucareros del Grito de Yara deben lograr un mejor desempeño en lo que resta de zafra para completar las 27 mil toneladas pactadas para la presente campaña, los del “Enidio” casi se tornan inalcanzables en su desempeño de hacer azúcar de alta calidad, pero en la boca del central todas las labores son decisivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Discrepo todo comienza en el cañaveral: una buena preparación del suelo, la selección de una buena semilla, una buena siembra apareada de las atenciones culturales son que dan al traste de los altos rendimientos agrícolas podemos decir entonces que más bien todo acaba en la boca del central

  2. Saludos, yo creo que los análisis de la zafra deben ser más objetivos y precisos, todos los años volvemos sobre las mismas insuficiencias, si la cosecha no cumple, si la caña llega quemada y en malas condiciones, si las cosechadores se rompen, en fin no se evalúa rigurosamente que nos ha llevado a esas insuficiencias y donde está el nivel de responsabilidad en cada área, es que a Ceiba Hueca no se le rompen los equipos o es que los preparan, dan mantenimiento y los cuidan, porque lo que no puede ser4 es que los centrales con problemas siempre son los mismos y los que cumplen también, ahorita empezaremos a hablar de la sequía y después que llegó el período de las lluvias, en fin no hemos ido a la médula de los problemas.

  3. En esa dirección hay que seguir trabajando en motivar a los más jóvenes que ingresan a los centrales para que les guste el proceso y se comprometan como los buenos ejemplos que tienen para guiarlos y enseñarlos.

  4. Un saludo especial a los compañerso que son dignos de admirar por su consagración al trabajo, eso es lo que se necesita en la zafra, para que la producción avance y la economía crezca, aún nos falta mucho por hacer pero no podemos cansarnos.

  5. Aunque se respira la voluntad de cumplir, los azucareros del Grito de Yara deben lograr un mejor desempeño en lo que resta de zafra para completar las 27 mil toneladas pactadas para la presente campaña, los del “Enidio” casi se tornan inalcanzables en su desempeño de hacer azúcar de alta calidad, pero en la boca del central todas las labores son decisivas. En la propia boca del central es pesada en básculas anexas a las fábricas; es allí donde todo el asunto comienza como si fuera un proceso digestivo gigante en que la caña se convierte en jugos.