Complicidad enamorada

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 14 febrero, 2016 |
0

Una sabrosa “confabulación” se ha instalado entre clientes y entidades prestatarias de servicios tanto del sector estatal como del emergente para que los granmenses disfruten merecidamente del Día del amor y la amistad.

Por eso desde la víspera y hoy domingo 14 de Febrero múltiples actividades acontecen en todos los municipios, consejos populares y barrios para agasajar a los enamorados.

Empleados y empleados de centros de trabajo, círculos de abuelos, comedores del sistema de atención a la familia y restaurantes estatales, paladares y cafeterías privadas se suman a la celebración.

A la red de Comercio y Gastronomía todos los restaurantes y centros nocturnos desde la Llanura del Cauto, los sitios montañosos y costeros de Granma afluyen los clientes, previa reservación, para recibir los servicios en dos rotaciones para almuerzos y otras tantas para comidas para satisfacer el mayor número de comensales, en recintos engalanados para la ocasión. Muchos de ellos se convierten en cabarets a partir de las 10 de la noche.

Un puñado de paladares de cuentapropistas con nombres sugestivos como El Trébol, Polinesio, Sagitario, Don Quijote, Palermo, San Salvado y Barberán también reciben clientes a pesar de la lluvia persistente y según uno de los dependientes de este último la gente llega “a pululu” como gusta decir Ruperto marcha atrás, uno de los personajes del programa humorístico Vivir del Cuento.

También áreas bailables definidas en todos los municipios harán las delicias de los bailadores y al igual que en los centros de la Gastronomía , previa coordinación con las direcciones de Cultura y el Centro provincial de la música garantizar el talento artístico profesional y del movimiento aficionado.

No queda fuera el novedoso sistema de alojamiento con prioridad en aquellas instituciones con mayor capacidad para la recreación especialmente en Bayamo, Bartolomé Masó  y Manzanillo e igualmente las cuatro instalaciones de campismo en Jiguaní Bartolomé Masó y Niquero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *