Conectados con la naturaleza

La educación ambiental, la rehabilitación de sistemas de residuales de Azcuba y el seguimiento de medidas de sostenibilidad medioambiental, constituyen logros de Granma, provincia sede del acto nacional por el Día Mundial del Medio Ambiente.
Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 30 mayo, 2016 |
0
FOTO Rafael Martínez Arias

En el Campamento de pioneros exploradores marinos Desembarco del Granma,  en la comunidad de Belic, Niquero, no hay conexión wi-fi, salvo una comunicación armónica con la naturaleza.

El agua salada juguetea con los infantes mientras recogen de la costa cuanta suciedad podamos imaginar. Cartones, zapatos viejos y pomos de plástico eran confinados a una descolorida tanqueta de pintura y luego al vertedero.

Mariano Tomás Barea Carmenate, estudiante de sexto grado de la escuela Rosendo Labrada, de Manzanillo, no cesaba de vociferar envase en mano: ¡Muchachos, que no quede nada. Esto hay que dejarlo como un espejo!

Esta es una de las acciones previas a su exposición como integrante del círculo de interés Zoocriadero de cocodrilos, ubicado en la Ciudad del Golfo, una de las 10 áreas protegidas de Granma.

La escuela ha fomentado una conciencia ambiental que hoy germina en la defensa de especies en extinción, como el carey y el manatí; la protección de bosques, la capa de ozono y la disminución de los efectos del cambio climático.

A pesar de  los tantos escombros que  por momentos se abarrotaban en la costa, Mariano y su tropa dejaron como un lucero aquel bello recodo. A su Manzanillo natal, llevó la aspiración de sanear el litoral, que hoy ensombrece la irresponsabilidad de algunos.

ECOLOGISTAS DE CORAZÓN

Firmes como las raíces que sostienen los ejemplares de roble blanco, guásima, algarrobo, yagruma y bambú, permanece la comunidad Marcial Jiménez en la ardua carrera por la cultura ambiental.

Allí resplandece el Centro de educación ambiental parque ecológico Rosa Elena Simeón, Premio provincial de medioambiente en 2015.

El antiguo vertedero clandestino,  en los alrededores del Centro Urbano de Campechuela, convertido hoy en hervidero de instrucción, es ejemplo de cuánto pueden hacer los pobladores por fomentar una conciencia ecológica.

Estudiantes de todas las enseñanzas, incluso docentes con categorías científicas, convergen anualmente a socializar  conocimientos sobre el entorno y las maneras de preservarlo con profesionales y vecinos.

La Marcial Jiménez siempre trae algo entre manos. Por estos días, el proyecto Campeche, heredero de esta comunidad, da los toques finales a una idea que permitirá desarrollar la agricultura familiar a partir de los patios caseros y sembrar plantas maderables, frutales y para condimentar comidas.

La Máster en Ciencias Armentina Ramírez Rubio, profesora del Centro universitario municipal, partícipe en él, explicó además el interés de impulsar desde la comunidad el manejo de desechos sólidos de origen animal y vegetal con el fin de elaborar materia orgánica (compost) para la agricultura.

Ello constituirá, a su vez, una fuente de empleo a muchas féminas, que irrumpirán en el cultivo de plantas ornamentales para ingresar al proyecto.

ACCIONES QUE CUESTAN Y CUENTAN

El accionar de la Delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) en Granma y los diferentes organismos del territorio trasciende el plano educativo.

Una de las batallas más significativas, fue la erradicación de fuentes contaminantes de la industria azucarera y la rehabilitación de los sistemas de residuales de cuatro de las cinco unidades empresariales azucareras.

“Esto constituye  un impacto primordial, si tenemos en cuenta que esa industria era una de las principales contaminadoras del territorio”, acotó Esther Salgueiro Álvarez, jefa de la Unidad de Medioambiente.

Igualmente resalta el control y seguimiento de medidas de sostenibilidad medioambientales en los municipios de Manzanillo, Yara y Niquero a raíz de la situación higiénico-epidemiológica de la provincia.

“Eliminaron fuentes contaminantes y ejecutaron varias inversiones con buena efectividad. La máxima es que sean sostenibles en el tiempo. Son obras que el Citma chequea constantemente para que no exista ninguna irregularidad, y ante las cuales exigimos disciplina tecnológica y un adecuado manejo”, añadió Salgueiro Álvarez.

En este acápite despunta la creación de la laguna de San Francisco, primera de su tipo en Granma, ejecutada por la Delegación territorial del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos.

San Francisco está a ocho kilómetros y medio de la Ciudad del Golfo, a un costado de la carretera hacia Campechuela, en el que residen más de mil 500 personas.

La comunidad tenía un sistema de alcantarillado, compuesto por una red de recolección y una laguna de estabilización como órgano de tratamiento, ya con problemas funcionales debido a sus dos décadas de explotación.

“Fue necesario ampliar, construir cuatro lechos de secado y dos lagunas anaerobias (…), vaciar y rehabilitar la existente -que es facultativa- y colocarle sello de arcilla en el fondo y taludes”, explicó a La Demajagua el licenciado Eric Benítez González, director  de la Empresa de Acueductos y Alcantarillados  Granma.

En las lagunas de secado queda el desecho sólido y el líquido pasa a las anaeróbicas, luego a la facultativa y a un arroyo, en condiciones idóneas para el riego y el consumo animal.

A estas acciones que avalan la sede del acto nacional por el Día mundial del medioambiente, el venidero 5 de junio, se agregan el sistema provincial de áreas protegidas y la efectividad de sus planes de manejo, el enfrentamiento al cambio climático, la administración de los desechos peligrosos y las respuestas a las indisciplinas ambientales.

Igualmente, influye la lucha contra incendios forestales y rurales, el control del estado higiénico-sanitario, el ahorro del agua y la calidad, y conclusión de los Estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo relativos a fuertes vientos, penetración del mar, deslizamiento, intensas lluvias, sequía y sismos.

Estudiantes de la escuela primaria Granma, partícipes del Centro de educación ambiental Parque ecológico Rosa Elena Simeón, intercambian conocimientos/FOTO Rafael Martínez Arias.
Estudiantes de la escuela primaria Granma, partícipes del Centro de educación ambiental parque ecológico Rosa Elena Simeón, intercambian conocimientos / FOTO Rafael Martínez Arias.
La laguna de San Francisco se caracteriza  por la sedimentación, espesamiento y secado del lodo excrementicio./FOTO Rafael Martínez Arias
La laguna de San Francisco se caracteriza por la sedimentación, espesamiento y secado del lodo excrementicio / FOTO Rafael Martínez Arias