Conmemoran el aniversario 198 del natalicio de Francisco Vicente Aguilera

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 23 junio, 2019 |
0
Foto Luis Carlos Palacios Leyva.

Merecido tributo de recordación rindieron dirigentes políticos y gubernamentales, investigadores, artistas y pobladores de Bayamo al destacado patriota cubano Francisco Vicente Aguilera y Tamayo, al conmemorarse hoy 23 de junio el 198 aniversario de su natalicio.

Flores, sereno respeto y disímiles elogios se dedicaron al patriota bayamés en un acto político efectuado en el Retablo de los Héroes de la Ciudad Monumento Nacional, frente al mausoleo donde reposan sus restos mortales y están además representados otros próceres de la denominada Guerra grande o de los 10 años, desarrollada desde 1868 hasta 1878.

Damiana Pérez Figueredo, Directora de la Casa de la Nacionalidad Cubana, aseguró que a 198 años de su natalicio los bayameses se siguen dando cita aquí para homenajear a uno de sus más sacrificados hijos, al millonario heroico, al caballero intachable, al Padre de la República como le nombrara José Martí.

“Aguilera se convierte en una de las principales figuras de la ciudad, fue además, síndico de los partidos de Jucaibama, Cabaniguán y Virama; sus proyectos de progreso y modernidad enfrentaron la vieja estructura económica colonial como forma de propiedad para superar el freno agrario, desarrollar la industria azucarera y lograr mayores rendimientos productivos.

“No menos importantes fueron las sostenidas gestiones para desarrollar el proyecto del ferrocarril como vía rápida de comunicación que conectaría a Bayamo y Manzanillo con otros pueblos, y la donación de 80 mil pesos para crear el primer teatro de la ciudad, entre otros aportes a la vida económica, social y cultural de Bayamo”.

Damiana dijo que Aguilera fue posiblemente el ejemplo más típico de la clase alta que inició la insurrección por la independencia.

El razonamiento de este gran hombre –significó- rebasó el regionalismo apreciado en la contienda, al apoyar sin vacilaciones el alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes en La Demajagua, serenó ánimos facciosos y puso su inmensa fortuna a disposición de la Revolución.

Resaltó que en la emigración, Vicente Aguilera vivió hasta su muerte en Nueva York el 22 de febrero de 1877, en la más profunda miseria y enfermedad.

El acto clausuró la XVII edición de la Conferencia científica Nada tengo mientras no tenga Patria, que desde el día 21 sesiona en Bayamo, que cada año sesiona con el auspicio de la Casa de la Nacionalidad Cubana y con la colaboración de la Universidad de Granma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *