Constitución en consulta: los transmisores del debate

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 29 agosto, 2018 |
0
Más de 700 reuniones ya se han celebrado en Granma/ FOTO Rafael Martínez Arias

Cada día, desde que inició el proceso de consulta popular del anteproyecto de Constitución de la República de Cuba, grupos de hombres y mujeres tanto a nivel de provincia como en todos sus municipios, se concentran en organizar digitalmente, las disímiles opiniones que genera la discusión del jurídico texto.

Su labor, que en cada jornada se acerca a las 12 horas, los convierte en eslabón clave del proceso, en una suerte de transmisores que captan y a la vez proyectan, con cierto anonimato, el sentir popular.

Centros de procesamiento

En el país más de cuatro mil personas trabajan en el procesamiento/ FOTO Rafael Martínez Arias

Bajo la denominación de centros de procesamiento, a los grupos  los integran entre 24 y 30 compañeros pertenecientes a varias organizaciones, así como juristas e informáticos, todos con amplia experiencia de participación en labores de ese tipo, en procesos anteriores convocados por el máximo organismo político cubano y el Gobierno, tal es el caso, por citar un ejemplo, de los procesos electorales.

Luis Ortiz Rodríguez, funcionario del Partido en Granma, y miembro de la comisión de atención al proceso de consulta en el cual estamos inmersos, destaca que, entre esos centros, la misión principal corresponde a los que accionan en los municipios.

“En la reunión de consulta se elabora un acta donde se recoge todo cuanto acontece en el debate, y quedan plasmadas  las intervenciones hechas; luego ese documento se digitaliza por parte de los designados por los dúos que conducen la asamblea, y se entrega, 48 horas después, al centro de procesamiento municipal.

En este último se captan los datos de control (fecha de la consulta, lugar, participación…) y se extraen las propuestas, para luego ser enviadas al centro provincial de procesamiento.

Cada documento –puntualiza-, llega a esta última instancia con un nivel de seguridad informática, lo que quiere decir que, al ser nuevamente revisado, las correcciones necesarias, las cuales en modo alguno tienen relación con el contenido sino con la forma: ortografía, redacción, rectificación del tipo de propuesta, deben solicitarse al centro municipal en cuestión.

Luego el documento continúa su envío hasta el nivel nacional, donde de hecho, como se ha informado, todas las propuestas y sugerencias que se formulen serán oportunamente valoradas.

Lo más debatido aquí

Ortiz Rodríguez, insiste en destacar que lo más trascendente de este proceso de consulta popular es la evidente preparación del pueblo para participar en la discusión del proyecto de la nueva Carta Magna de la nación, elemento que ratifica la responsabilidad y compromiso de todo cubano, convertido en constituyente, de aportar al citado texto.

Luis Ortiz Rodríguez: Con la consulta el pueblo ha ganado en cultura jurídica/ FOTO Rafael Martínez Arias

A pesar de los inconvenientes con las lluvias, en el territorio granmense hasta el 26 de agosto se habían celebrado 773 reuniones, de un programa en el que están concebidas 11 mil 583, hasta el 15 de noviembre, cierre de la consulta.

Vale recordar que como inicialmente se había explicado, se definieron cuatro tipos de propuestas, o categorías para agrupar aquellas según su repercusión sobre el texto.

La modificación, es la propuesta a cambiar, añadir y/o eliminar una palabra y/o frase sin que altere la coherencia del texto, mientras la adición, implica añadir una idea nueva que no esté reflejada en el documento mediante la redacción de un párrafo.

Las otras dos restantes categorías corresponden a la eliminación: quitar al menos un párrafo completo, y la duda, cuando no queda clara la intención de algunos fragmentos del texto.

En correspondencia, en la provincia de Granma se habían registrado hasta la fecha mencionada, mil 713 propuestas. Entre los artículos que más las han generado está el 21, sobre las formas de propiedad, y el 68, relacionado con la nueva definición de matrimonio.

Múltiples opiniones versan, asimismo, el artículo 62 que trata el derecho de todos a una vivienda digna, y el 121, donde se establecen los períodos o tiempo de mandato del presidente de la República. La figura del gobernador y los requisitos para ese cargo, igualmente ha generado variados criterios.

Sin embargo, la consulta ha trascendido esas propuestas, se producen un extenso debate, y aunque algunas intervenciones, no implican transformaciones del documento, igual quedan recogidas en las actas.

“La discusión, puntualiza Ortiz Rodríguez, es amplísima en cada lugar, hay un intercambio de meridianas reflexiones sobre cuanto acontece en la realidad nacional; la información que llega desde cada punto de la geografía granmense a los centros de procesamiento, expresa en sí cuanto ha ganado por estos días el pueblo en cultura jurídica”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *