Continúan inundaciones por escurrimientos en llanura del Cauto

Share Button
Por Yasel Toledo Garnache | 11 septiembre, 2017 |
0
El crecimiento del río Salado provocó inundaciones en zonas bajas del municipio de Río Cauto/ FOTO Rafael Martínez Arias

Bayamo -Las crecidas de ríos y los escurrimientos del agua caída en provincias cercanas, como Holguín y Las Tunas, provocan el mantenimiento de inundaciones moderadas en la llanura del Cauto, perteneciente al municipio de Río Cauto, en Granma.

Según un reporte de la periodista Leipzip del Carmen Vázquez, este domingo, a las 7:00 de la noche, eran evacuadas 100 personas en la comunidad El Pontón, donde el nivel del agua ha aumentado durante las últimas horas, aunque no llueve en el municipio granmense.

Refirió que serán trasladadas al poblado de Grito de Yara, donde permanecerán en un punto de evacuación, en el cual tendrán aseguradas la alimentación y otras atenciones, incluida la médica.

Este sábado, un equipo de prensa observó el aumento de los cauces de ríos y arroyos, como El Naranjo y El Salado, en Río Cauto, los cuales se unieron a la saturación del suelo e inundaron diferentes asentamientos, incluidos Los Guayitos, El Cero, El 14 de las Mil Nueve, La T y El Naranjo, donde también existieron lluvias localmente intensas.

Desde antes de la llegada de Irma a la costa norte de Cuba, las posibles inundaciones en la llanura del Cauto, por donde pasa el río más extenso y el segundo más caudaloso del país, constituía una de las mayores preocupaciones en Granma, por eso muchos pobladores fueron llevados a sitios seguros.

Esa zona fue una de las más afectadas por el ciclón Flora en octubre de 1963, cuando el Cauto se convirtió en una especie de océano que arrancó la vida a cientos de personas.

En aquella ocasión, los daños fueron mayores porque no existían embalses, pero esta provincia tiene en la actualidad un total de 11, en buen estado técnico y con capacidad libre para almacenar una gran cantidad de agua.

En este oriental territorio, otros puntos, incluidos algunos de la serranía, están aislados por las crecidas de ríos y arroyos, aunque no existen grandes riegos, y hoy no se reportaron lluvias fuertes aquí.

De forma general, poco a poco la provincia vuelve la normalidad, y la mayor dificultad consiste en la inestabilidad de la electricidad, pues el territorio todavía no ha podido ser conectado al sistema electro-energético nacional, y no hay capacidad de generación suficiente para brindar el servicio a toda la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *