Continuidad

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 31 octubre, 2018 |
0
FOTO/ Roberto Mesa Matos.

Manzanillo.- “Este es un pueblo patriótico y luchador y tenemos plena confianza que sus hombres y mujeres nunca defraudarán a la dirección histórica de la Revolución y su continuidad”.

Así expresó Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido en Granma al presentar el programa de actividades por el aniversario 150 del inicio de las gestas independentistas cubanas, acción liderada por Carlos Manuel de Céspedes, en La Demajagua el 10 de octubre de 1868.

La afirmación lleva el sustento en la sólida historia de rebeldía y de apoyo a la causa revolucionaria, aderezada al ímpetu de siempre salir adelante todos juntos.

Para los manzanilleros y las manzanilleras, la fecha gloriosa en la que el Padre de la Patria liberó a sus esclavos y marcó, al decir del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el inicio de la única Revolución que ha existido en nuestro país, trasciende como honra, orgullo y desafío permanente.

Voluntad, esfuerzo, ideas y manos colectivas verificó la efeméride aquí para que la ciudad resaltara sus colores en un aniversario significativo y que ubicó a Manzanillo en el eje central de la unidad, la fuerza y la determinación del pueblo cubano de proseguir por la senda del Socialismo y la plena soberanía.

Transcurridas casi cuatro semanas de la celebración del sesquicentenario del histórico acontecimiento, el Parque Museo La Demajagua transpira los sentimientos de libertad y Patria, expresados allí en la memorable mañana de 2018 y la urbe mejores matices traducidos en instalaciones más bellas y confortables, un ambiente elegante y rejuvenecedor.

Nadie puede llamarse a engaños con eso porque, bien lo saben quienes rigen los destinos de la localidad, que queda mucho por lograr en el propósito de satisfacer al pueblo.

Cada objetivo de ahora en adelante no solo demanda recursos, imprescindibles por demás, también el liderazgo de los hombres y las mujeres en el empeño por consolidar metas.

Esa es una de las clave de éxito: entregarse a las tareas diarias con la firme convicción que el progreso es necesario y dependen, en gran medida, de lo que los manzanilleros sean capaces de entregar en cada escenario de actuación.

La premisa de los programas políticos y gubernamentales definidos para esta costera localidad se encaminan a fortalecer las principales esferas sociales y económicas.

Para refrendarlo están las cercanas posibilidades de revitalización de los producciones de las entidades de Aluminios Mecánicos, Acumuladores y Calzado, solo tres ejemplos que dignifican a la gente de estos lares y que aumentarían las ganancias en los bolsillos de la economía particular y nacional.

De lo que se trata es de robustecer los resultados, catapultar a Manzanillo, de una vez y por todas, como ciudad vital, próspera y trascendente, donde la entrega y dedicación adornen cada nuevo amanecer.

El presente requiere alejar la apatía y el pesimismo, conociendo los obstáculos del camino, se trata de despertar potencialidades para crear bienes y servicios que satisfagan, cada vez con mejores frutos, las expectativas locales y aporten a otros.

Oportunidades hay muchas y las definen ámbitos tan cercanos como la historia, la cultura, la naturaleza, las tradiciones, pero estas deben ir acompañadas de un efectivo sistema de explotación, que ofrezca dividendos a todos y aleje aquello de que “escobita nueva barre bien.”

Orden, organización y control son más que una consigna: es regla de oro para sellar nuevos y brillantes triunfos con el sudor de muchas manos, todas juntas para hacer brotar las luces, lo hermoso.

Los 150 años de la gesta independentista de La Demajagua fertilizaron los desafíos manzanilleros: hacer más y bien, como única alternativa segura de continuidad con las ideas de Céspedes, Martí y Fidel; el protagonismo de gente apasionada, emprendedora, y orgullosa de ser contrafuerte de la Revolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *