Corroboran factibilidad agroproductiva del frijol Phaseolus vulgaris en suelo granmense

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 20 enero, 2016 |
0
FOTO Luis Carlos Palacios
FOTO / Luis Carlos Palacios

Investigadores del Instituto de Investigaciones Agropecuarias “Jorge Dimitrov”, demostraron la factibilidad agro productiva del frijol Phaseolus vulgaris en las tierras de Granma, con rendimientos superiores a 0.96 toneladas por hectáreas.

Dicho estudio fue llevado a cabo por Raúl Fonseca Fonseca, Kenia Anaya Tornes, Adacelis Espinosa Machado y Cristóbal Cordoví Domínguez, investigadores de este prestigioso centro de investigación granmense.

Phaseolus vulgaris es la leguminosa alimenticia más importante del mundo para el consumo humano. La mayor área de producción se concentra en América Latina (45 por ciento de la producción mundial), la cual es también la de mayor consumo del grano.

El frijol está ampliamente distribuido en los cinco continentes y es el complemento nutricional indispensable en la dieta alimenticia de Centro y Suramérica.

Está previsto que la población mundial supere los nueve mil millones de habitantes en el año 2050 y que para alimentarles hará falta incrementar en un 70 por ciento la producción agrícola global, al mismo tiempo, se prevé que el cambio climático impacte con múltiples formas en la productividad agrícola de las áreas que ya experimentan niveles elevados de inseguridad alimentaria.

Como consecuencia, es necesario impulsar las inversiones en la agricultura de los países en desarrollo, no sólo para reducir los niveles actuales de hambre, sino para salvaguardar el suministro futuro de alimentos (seguridad alimentaria) frente a las consecuencias del cambio climático, por lo que ambos procesos pueden y deben ser afrontados conjuntamente, transformando la agricultura y adoptando prácticas que sean “climáticamente inteligentes” para erradicar el hambre en el mundo, (FAO, 2011).

Granma posee una extensión territorial de ocho mil 352 Km², constituida por el 71 por ciento de fondos agrícolas. En los últimos años l provincia ha formado parte de un amplio programa de desarrollo para la siembra del cultivo del frijol en Cuba, con vista a satisfacer parte de las demandas de este grano en el país y sustituir importaciones.

Esta leguminosa es una fuente de alimentación protéica de gran importancia en la dieta alimenticia de la población de bajos recursos económicos, el grano contiene 22 por ciento de proteínas de alta digestibilidad.

Es un alimento de alto valor energético, contiene alrededor de 70 de carbohidratos totales y además aporta cantidades importantes de minerales (Ca, Mg, Fe), Vitaminas A, B 1-Tiamina, B2-Rivoflavina, C-ácido ascórbico, también tiene la cualidad de realizar la actividad simbiótica con bacterias fijadoras de nitrógeno atmosférico (Rhizobium phaseoli) y así contribuye gratuitamente a mejorar la fertilidad de los suelos.

El experimento se desarrolló durante la campaña 2013 – 2014 en un suelo Fluvisol,en áreas del productor Manuel Arias, de la CCSF “José Martí’’ de la comunidad de Sabanilla, del municipio de Bayamo.

La preparación del suelo se realizó con tracción animal de la forma tradicional; las labores realizadas fueron: aradura, rastrillo, cruce, rastrillo y surca. La siembra se efectuó en la segunda quincena de noviembre del año 2013, en un marco de 0.70 metros entre surcos y 0.05-0.07 entre plantas, en surcos de cinco metros de largo distribuidos en bloques al azar con tres réplicas.

Se aplicaron cuatro riegos; en el momento de la siembra, después de la germinación, en la floración y en el llenado de las vainas. El control de malezas se realizó de forma manual con azada, manteniendo el experimento libre de plantas indeseables durante su ejecución.
Los tratamientos usados, que constituyeron las variedades empleadas son los siguientes: Variedad Wacote, Engañador; Guamá; Cueto 25-9; Delicias; Conservador ; Chévere; Porro; Pilón; Bat-304; Ica Pijao; Triunfo; Cueto 25-9 y Tazumal.

Las variables climáticas durante la ejecución del experimento, se registraron en la Estación Meteorológica de Veguitas, en el municipio Yara, provincia Granma para el período comprendido entre noviembre del 2013 hasta febrero 2014 (desde la siembra hasta la cosecha). La temperatura media durante ese período fue 25,0 grados Celsius, el promedio de las precipitaciones 74.2 milímetros y la humedad relativa media de 77,0 por ciento.

Se aplicaron cuatro riegos por aspersión: en el momento de la siembra, después de la germinación, en la floración y en el llenado de las vainas y una norma aproximada de 200 m3.ha-1. Para el control de las malas hierbas se realizaron dos limpias manuales con azada, logrando mantener el campo libre de malas hierbas durante el ciclo del cultivo.

Realizaron tres aplicaciones de pesticidas durante la etapa de desarrollo del cultivo hasta el inicio de la floración, para el control de las plagas: crisomélidos (Andrector ruficornis y Diabrotica balteata), salta hojas del frijol (Empoasca fabae.), áfidos o pulgones (Aphis gossypy y Aphis creaccivora) y mosca blanca (Bemisia tabaci.) que fueron los insectos que tuvieron mayor incidencia en el cultivo, logrando un adecuado control.

La cosecha se realizó de forma manual por parcelas, evaluando el área de cálculo y contabilizando los rendimientos en t.ha-1, ajustados al 15 por ciento de humedad a través de una muestra seleccionada por cada parcela que fue lleva a la estufa hasta lograr el peso constante de estas.

Como resultados derivados de esta investigación podemos citar que la variedad de frijol negro Cueto 25-9 y la de frijol Blanco Chévere, fueron las de mejor respuesta en cuanto a la altura de las plantas seguidas de la variedad de frijol blanco Porro.

Las variedades de frijol negro BAT—304, Triunfo e Ica Pijao conjuntamente con El frijol blanco Chévere y Pilón, fueron las de mejor respuesta en cuanto a vainas y granos por planta.

En los parámetros peso de 100 granos y rendimientos de granos las variedades Pilón, BAT—304 y Delicias – 364 y Guamá-23, fueron los de mejor comportamiento. Todas las variedades evaluadas manifestaron buena adaptación local conrendimientos superiores a 0.96 toneladas por hectáreas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *