Cosecha inestable; siembra de caña cumplida en Granma

Share Button
Por Juan Farrell Villa y Luis Morales Blanco | 4 febrero, 2016 |
0

zafraLa zafra azucarera en la provincia de Granma continúa experimentando inestabilidad y aunque las condiciones climáticas influyen, los resultados en las unidades productivas podrían ser mejores, al considerar su decisiva contribución al crecimiento económico y social del territorio.

No hay otra alternativa para directivos y trabajadores del sector que agilizar los procesos en el campo y la industria y aprovechar las potencialidades a fin de hacer el máximo para dar respuestas oportunas a los problemas, con énfasis en los de índole organizativa, disciplina y ausencia de previsión.

En reciente análisis con dirigentes del Partido, el Gobierno y empresariales se informó que el exceso de humedad afectaba a los centrales Bartolomé Masó, Arquímides Colina y Roberto Ramírez.

Mientras Grito de Yara, de Río Cauto no estabiliza su molienda por insuficiencias industriales; el Enidio Díaz, de Campechuela, aun con fisuras, algunas atribuibles a la obsolescencia tecnológica se ubica en la vanguardia del país.

Asimismo, es alentador el inicio del 2016 con el cumplimiento, en enero, de la siembra de caña con esfuerzo especial el fin de semana último, lo cual posibilitó plantar 207, de las 187 hectáreas previstas y dejar el reto de hacer lo mismo en el actual mes para superar las 300 hectáreas de plan.

No obstante, no alcanzaron sus compromisos en la etapa la Unidad empresarial de base de Bartolomé Masó y el municipio de Yara.

Después de más de dos meses de contienda el plan de azúcar se comporta al 62 por ciento, con un déficit que rebasa las 14 mil toneladas; el 90 por ciento de la deuda está concentrado en Roberto Ramírez y Grito de Yara, el primero por  la arrancada tardía, secuela del incendio que destruyó su planta eléctrica y el segundo por las razones ya referidas.

Es vital el aprovechamiento óptimo del rendimiento potencial de la caña (rpc) pues la lluvia hace crecer las plantaciones, e incide en la baja concentración de azúcar y obliga a un proceso fabril más eficiente: de 10 planificadas, hoy se consumen 11 toneladas para producir una de crudo.

El rendimiento industrial debía estar en 9, 65 y registra el 8,97 casi un punto entero por debajo. Enidio Díaz es el único cumplidor de 10,36 tiene 10,46.

Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido en Granma, dijo que son inadmisibles incumplimientos y justificaciones en tareas definitorias para el desarrollo del país como el de la primera industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *