Costa Rica convertirá rastrojos de piña en biogás y biofertilizante

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 30 agosto, 2017 |
0
San José, – Costa Rica construye hoy la primera planta para convertir el rastrojo de piña en biogás para generar electricidad y en biofertilizante, con lo cual avanzará en una solución ambiental definitiva para ese residuo agrícola.

El proyecto interinstitucional es desarrollado por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) como parte del componente mitigación, en coordinación con los ministerios de Agricultura y Ganadería, Ambiente y Energía, y Planificación y Desarrollo Económico.

El programa cuenta con el financiamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y un plan piloto se implementa en la finca Valle del Tarso, en Upala, en la vecina provincia de Alajuela, la cual fue escogida por contar con un sistema de producción de piña orgánica.

El propietario de la finca, Evelio Chaves, indicó que por cada hectárea de piña se generan 220 toneladas de biomasa. No hay otro cultivo que tenga tal cantidad de biomasa y, por ahora, debido a la falta de investigación, desarrollo y aplicación de técnicas modernas, se nos convierte en un problema, opinó.

La coordinadora del Programa de Biogás del ICE, Carolina Hernández, señaló que se formuló la primera fase de las Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas (NAMA, siglas en inglés), cuyo énfasis es Energía Biomasa Residual, y así poder trasformar el uso del residuo orgánico como fuente de energía renovable.

Apuntó que el ICE, a través de su laboratorio de biogás, determinó que ese residuo tiene alto potencial de generación de biogás, por lo que es clave trabajar con la empresa privada para que aproveche esa biomasa en producir energía y fertilizantes orgánicos.

Hernández adelantó que está previsto que la segunda etapa del proyecto interinstitucional inicie en 2018 con la aprobación y ejecución del NAMA.

‘Costa Rica logrará en el corto plazo desarrollar esa tecnología y vamos a poder ofrecerle al mundo una piña baja en emisiones, es decir, un modelo de negocio técnica, ambiental y económicamente adecuado que puede ser usado en otras partes del mundo’, aseveró la funcionaria del ICE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *