Crece la preocupación por los despidos de periodistas en la Argentina

Share Button
Por RIA Novosti | 14 enero, 2016 |
0

Víctor Hugo MoralesEl despido de Víctor Hugo Morales es una medida emblemática, llamada a disciplinar a los medios de comunicación en el nuevo gobierno de Mauricio Macri, dijeron periodistas argentinos en exclusiva a Sputnik Nóvosti.

Cynthia García, despedida de Radio Continental junto con Morales, panelista del suspendido programa 678, que se transmitía por la Televisión Pública, y conductora del principal noticiero matinal de Radio Nacional, donde no le renovaron el contrato, considera que se trata de una situación inédita: “Venimos de doce años de plena libertad de expresión y eso se terminó. Esto hay que inscribirlo como un ataque a la libertad de expresión”, dijo.

La prueba de que es una persecución ideológica, afirma García, es que, junto con Víctor Hugo, también echaron de Radio Continental a otros periodistas como Matías Canillán, conductor de fútbol, Fabiana Segobia, productora que trabajaba hace 22 años en la radio, y a otros dos periodistas que eran “el núcleo duro que confrontaba con el grupo Clarín”.

“En el programa 678 y en el de Victor Hugo, pusimos en discusión el rol de los medios de comunicación liberales, pusimos el conflicto en el centro de la escena, avizoramos en Macri un gobierno de derecha pura y dura”, agrega.

El despido de Víctor Hugo fue repudiado incluso por los periodistas más importantes de Radio Continental, como Nelson Castro y María O’Donnell. Sin compartir las posiciones políticas de Morales, Castro consideró su salida como una “mancha para la democracia”.

Para Telma Luzzani, columnista de Radio Nacional, y conductora del programa Visión 7 Internacional en la Televisión Pública, “lo de Víctor Hugo es macartismo, porque el presidente Macri dijo que el conductor era kirchnerista, poniendo en claro que están dejando a una persona cesante por su forma de pensar en una empresa privada”.

El despido de periodistas no se limita al caso de Víctor Hugo. En los medios públicos, como la Radio Nacional, la situación es de expectativa: no se renovaron contratos a varios periodistas en enero, dejaron cesantes a los trabajadores de Radio Rock, y se espera que en febrero, cuando venzan la mayoría de los contratos, muchos periodistas queden por fuera.

El nuevo titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, acusó a los periodistas de Radio Nacional y la Televisión Pública, de cobrar sueldos escandalosos. Cynthia García rechazó la acusación de Lombardi: “Yo tenía un contrato privado con la productora del programa 678. Con impuestos incluidos, cobraba 27000 pesos (1800 dólares) y en Radio Nacional, donde yo conducía la primera mañana, cobraba tres veces menos que cualquier otro conductor de una radio privada en horario central”.

A la situación en la radio y la televisión pública, se suma el estrangulamiento de medios privados que dependen de la pauta publicitaria del Estado. Es el caso del Grupo Veintitres, de Sergio Szpolski, uno de los más favorecidos por la pauta publicitaria durante el gobierno de Cristina Kirchner, donde están en riesgo 800 puestos de trabajo.

Los trabajadores de Tiempo Argentino y de conocidas radios como Metro, Vorterix y Rock & Pop, han realizado paros y movilizaciones reclamando sus salarios.

Facundo Falduto, editor general de Perfil, en una publicación que se ha mantenido equidistante en la guerra entre Clarín y el gobierno kirchnerista, señaló el peso cada vez mayor de la pauta publicitaria del Estado para sostener a los medios.

“El panorama se complica ahora que el mismo partido gobierna sobre las tres principales fuentes de pauta del país: Nación, Ciudad de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires. ¿Cómo puede sobrevivir un medio no alineado con el gobierno en ese escenario de privatización del discurso?”, se preguntó.

“Todos los medios chicos que dependían de la publicidad estatal están en jaque”, dijo a Sputnik Nóvosti Raúl Kollman, periodista de Página 12 y de Radio del Plata. Kollman cree que “están dejando en el camino por lo menos a 400 periodistas”.

Los grandes medios sobreviven, porque son parte de empresas que tienen otros negocios, como el grupo Clarín, proveedor casi monopólico de televisión por cable.

Pero el grupo de medios que se fue construyendo durante el gobierno de Cristina Kirchner “como contrapeso frente a los grandes grupos económicos, hoy está en peligro”, advierte.

“Hay un apagón informativo de casi todos los programas que discrepen con el gobierno actual. Solo quedan el diario Página 12, la Radio del Plata, y en cierta medida, el canal de noticias C5N”.

Falduto coincide: se ha producido un “blindaje mediático a favor de Macri”, pues casi todos los grandes grupos de medios están a favor del gobierno y “matizan las críticas” o “dejan de cubrir temas espinosos”, a la espera de los negocios que surgirían con el cuádruple play, es decir, que las telefónicas puedan invertir en medios y que los medios puedan proveer servicios de telefonía.

A esto se suman los casi 18000 despidos de empleados estatales realizados en este primer mes de gobierno. Como ejemplo, la baja de los contratos de 600 empleados del Centro Cultural Kirchner, suspendiendo las labores del importante centro inaugurado hace menos de un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .