Crecer con la savia del Maestro

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 28 enero, 2016 |
0
FOTO / Rafael Martínez Arias
FOTO / Rafael Martínez Arias

El pensamiento martiano preside su accionar y los motiva cada mes a reunirse para dialogar sobre el más universal de los cubanos.

Peña martiana comunitaria es el nombre escogido para designar a ese encuentro que impulsa la coordinación municipal de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) en Guisa. Sus integrantes son jóvenes y adolescentes interesados en reflexionar sobre el Apóstol y su legado en las nuevas generaciones.

“Normalmente realizamos la peña con dirigentes juveniles de base de los CDR, pero en esta ocasión invitamos a pioneros de la Escuela Secundaria Básica Urbana (Esbu) 30 de Noviembre y a estudiantes del Instituto Preuniversitario Urbano (IPU) Guillermo González Polanco”, expresa Adolis Reyner Valdés, promotor del espacio y funcionario de vigilancia, prevención e ideológico en la coordinación municipal.

“La iniciativa surge al calor del proceso aniversario 55 de los CDR y por la necesidad de intercambiar con los dirigentes juveniles de base.

“En cada cita reflexionamos sobre algunos valores e ideas derivadas de la ideología martiana. Antes de hacer una acción analizamos el valor que le corresponde. Por ejemplo, si queremos hacer algún trabajo de fortalecimiento de la organización debatimos sobre el patriotismo y luego lo llevamos a la práctica”.

El lugar de socialización es la réplica de la casa natal del Héroe Nacional, allí se erige en una especie de consejero, pues sus frases son luz y brújula. Para intercambiar sobre temas como la unidad, el amor, la responsabilidad, amistad, laboriosidad y otros se recurre presurosamente al Maestro.

“Debe hacerse en cada momento, lo que en cada momento es necesario”, es una de las expresiones que se lanzan al ruedo del debate y despiertan comentarios. Luego es fuertemente criticada la holgazanería y para desterrarla de sus mentes acuden al Palacio de Pioneros 28 de enero y protagonizan una jornada de trabajo voluntario.

La peña ha ido creciendo en miembros y ya se proyecta para incluir a niños y personas de la tercera edad. Sobre esta maravillosa idea opina Ana Belén Correas Roselló, estudiante de onceno grado del referido IPU: “Cuando analizamos a Martí siempre obtenemos una gran enseñanza. Aquí adquirimos valores y conocimientos que podemos trasmitir a los cederistas del barrio como, por ejemplo, la solidaridad y amistad”.

Por su parte Ramón Rodríguez Piña, secretario de vigilancia, prevención e ideológico del CDR número 6 de la zona 11, expresa: “Abogamos incesantemente por la unidad y el rescate de valores. Abordamos las diferentes problemáticas que se presentan en el CDR y convocamos a la acción y participación en espacios de debate como este”.

Incentivar el amor por los CDR desde la obra martiana ha sido una de las premisas a la cual han sido fieles sus integrantes, pero la mayor aspiración debe ser convertir en letra viva y acción, el legado y pensamiento de un hombre de ideas para todos los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *