Créditos bancarios: El que no se arriesga…

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 30 julio, 2015 |
0
Luis Cabrera Carrazana ha convertido su finca en un referente provincial
Luis Cabrera Carrazana ha convertido su finca en un referente provincial

Cuando la noticia de las nuevas alternativas de financiamiento, a partir de créditos bancarios, invadió los medios cubanos de comunicación, creímos que pronto el dinero iba a correr por los surcos y, luego, revertido en comida, inundaría nuestros platos.

Al fin y al cabo, la falta de capital parecía el impedimento, para que produjeran lo necesario, las tierras entregadas en usufructo. Sin embargo, la carestía de productos, ha dicho lo contrario.

DISPOSICIÓN
La actualizada política crediticia venía a beneficiar a quienes se
vincularon a las formas no estatales de gestión, a impulsar, entre
otros, el sector agrario.
Los productores, nuevos y viejos, recibían carta abierta para
solicitar al Banco de Crédito y Comercio (Bandec), solvencias para
capital de trabajo e inversiones, cubrir propósitos materialmente
respaldados por producciones en proceso y/o terminadas, valores
materiales mercantiles, e ingresos por la venta de producciones.
Si analizamos que Granma cuenta con más de 19 mil usufructuarios, y en el primer trimestre (meses decisivos para concebir y encaminar los
planes anuales), Bandec en la provincia solo otorgó 707 créditos,
debemos aceptar que aún no se logra una utilización efectiva de dichas
prestaciones.
Más allá de ese cálculo, en sentido general no parece sólida aquí la
cultura bancaria, y quienes pueden servirse de los préstamos,
mantienen, por criterios diversos, no pocos recelos.
Mientras tanto, mucha gente, preocupada porque hasta los fongos
escasean, se pregunta: ¿cuándo recibiremos los frutos de tantas
tierras entregadas?
REFERENTE
En busca de esa respuesta, llegamos a la finca Los Hermanos, dedicada
a la porcicultura en El Almirante, comunidad rural de Bayamo. Luis
Cabrera Carrazana, al frente de la organización, convertida en
referente provincial, aseguró: “Con certeza puedo decir que, si no fuera por el Banco, no tendría posibilidad alguna de haber logrado altos resultados productivos”.
“Los Hermanos”, cuyo nombre lo heredó el área de otras que la
antecedieron en esos mismos lares, apoya su programa en más de 900 mil pesos en préstamos.
La finca, con 10 años en explotación, entregará este año 172 toneladas
de carne, de estas, 80 materializadas ya al cierre de mayo. Ese
volumen (el mismo planeado para el 2016), superará su producción
histórica, marcada en el 2013 con 107 toneladas. Más alentadoras son
las perspectivas de lograr en el 2017 y los dos años siguientes, 276
toneladas, por lo tanto más de mil 170 en el quinquenio.
Contribuyen con esos propósitos, el aseguramiento real del 30 por
ciento de la alimentación requerida por los animales (el resto llega
por convenio porcino); esmerada atención sanitaria; acortamiento y
mejor organización de los ciclos productivos y creación de nuevas
cochiqueras.
Favorecerá, también, un biodigestor en construcción, para darle
tratamiento a 200 metros cúbicos de desechos sólidos y líquidos, y con
el cual la finca evitará agredir al medio ambiente, ampliará por tanto
su estructura productiva, e incluso dará servicio de gas a unas 50
viviendas vecinas (35 inicialmente).
En fin, elementos interrelacionados, sustentan el buen desempeño de
esta unidad porcina: la consagración de su colectivo, y dividendos les
permiten planear nuevas y constantes inversiones para el desarrollo,
todas hechas, destaca Cabrera Carrazana, a partir de créditos.
CUANDO EL HOMBRE NO VAYA AL BANCO…
Si asumimos la nueva política crediticia como oportunidad, ¿por qué
tan pocos productores se sirven de ella?
El asunto merita amplio examen; pero, vale partir de la preocupación
expresada por Luis, y compartida por otros productores del territorio,
en torno al seguro agropecuario –uno de los requerimientos para
solicitar créditos-, cuyo monto se considera alto, pues supera la tasa
de interés (cinco por ciento) que aplica el banco en sus prestaciones.
Esperemos que, en algún momento, el país atienda esa inquietud -no
exclusiva de los granmenses-, sobre los niveles de indemnización, y
otras referidas a las coberturas de riesgo  no incluidas en las
pólizas.
Pero, eso no es lo único que limita las solicitudes de créditos.
Hablemos, también, de la inseguridad que generan la falta de
eficiencia, la práctica de sembrar solo lo que da dinero rápido y el
no potenciar la diversidad productiva.
La institución bancaria debe, asimismo, lograr que los clientes
potenciales tengan mayor dominio de sus prestaciones, acercarse más a
los emergentes actores económicos, los cuales, de acuerdo con el nuevo
modelo, continuarán aumentando.
Entonces, cuando algunos no vayan al banco, el banco puede ir a ellos.
Ese es el camino, pues, “si la agricultura quiere desarrollarse –como
bien entiende Luis Cabrera Carrazana-, la mejor opción es servirse de
los créditos”. Además, como reza el viejo refrán, quien no se
arriesga, no gana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .