¿Cuáles son los desafíos de enseñar las ciencias?

Share Button
Por Granma | 4 abril, 2018 |
0
Fortalecer la motivación por el estudio de las ciencias a través de la clase y la didáctica es una prioridad educativa. FOTO/ Ariel Cecilio Lemus

Contribuir a la formación científica, a la creación de capacidades para vivir en un mundo donde la ciencia y la tecnología influyen cada vez más en nuestras vidas, y al desarrollo de una educación que trascienda los conceptos, dialogue con diversas disciplinas y tenga aplicaciones en la cotidianidad, son algunos de los derroteros que se imponen a la enseñanza de las ciencias, afirmó este martes en La Habana el viceministro de Educación Rolando Forneiro, en la conferencia inaugural del X Congreso Internacional Didácticas de las Ciencias y XV Taller Internacional sobre la enseñanza de la Física.

La escuela, enfatizó el también presidente del comité organizador del Congreso, tiene la misión de formar ciudadanos responsables y conscientes de los peligros que enfrenta la humanidad. En Cuba se trabaja, agregó, con una concepción para la enseñanza de la ciencia orientada al desarrollo, que supere «el tradicionalismo y enciclopedismo».

Esta perspectiva de estudio tiene sus cimientos en una concepción de la ciencia delineada tempranamente por Fidel –a quien fueron dedicadas las sesiones de la cita–, y en los tres perfeccionamientos por los que ha transitado la educación cubana –el último de ellos en proceso actualmente–, los cuales han favorecido al desarrollo de una enseñanza pertinente e integradora, cuyos programas se enfocan en la resolución de problemas, la formación de un pensamiento creativo y crítico y el trabajo en equipo, por solo poner algunos ejemplos.

Otros espacios donde se evidencia el rol que ocupa en Cuba el cuidado del medioambiente y la motivación hacia las ciencias y su aprendizaje, constituyen la creación de laboratorios de Física, Química y Biología en los preuniversitarios y secundarias básicas del país; la existencia de los Institutos Preuniversitarios Vocacionales de Ciencias Exactas; el perfeccionamiento de la formación inicial y permanente de los profesores de ciencia; el desarrollo de círculos de interés, sociedades científicas, Brigadas Técnicas Juveniles y concursos de conocimiento, donde la Mayor de las Antillas ha tenido una destacada participación. De hecho, según adelantó Forneiro, en junio próximo Cuba será sede de la Olimpiada Centroamericana de Matemática.

No obstante, desde la perspectiva del directivo, el camino fundamental –en aras de desterrar fenómenos como el rechazo que en algunos contextos se manifiesta hacia determinadas disciplinas científicas– radica en fortalecer la motivación por el estudio de las ciencias a través de la clase y la didáctica, programas actualizados, y sobre todo el perfeccionamiento de los planes de formación docente y la preparación continua de los educadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *