Cuando el cariño y la perseverancia trazan el camino

Share Button
Por Leslie Anlly Estrada Guilarte | 30 enero, 2017 |
2
FOTO/ Luis Carlos Palacios
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Cuando dejó las aulas en la Universidad de Oriente, de  Santiago de Cuba, el Complejo agroindustrial Arquímedes Colina, de la ciudad de Bayamo, le abrió las puertas por un año. Luego, en 1997, la ingeniera química Dilmaris Guerrero Mayo comenzó a trabajar en la Empresa de Bebidas y Refrescos (Ember) de la suroriental provincia de Granma y desde entonces se mantiene en esa entidad.

Por estos días, le concedieron la distinción Pedro Marrero Aizpurúa por 20 años de labor ininterrumpida en la Industria Alimentaria, y para la actual directora funcional de operaciones que atiende aseguramiento, producción y comercialización, el reencuentro con el pasado es inevitable.

“Aquí terminé el proceso de adiestramiento, durante este tiempo he transitado por diferentes responsabilidades, como especialista de calidad, jefa de producción, directora funcional de operaciones, directora técnica, luego de inversiones y ahora retorné a la dirección de operaciones.

“En aquellos momentos era sola una empresa granmense, con cuatro Unidades Empresariales de Base (UEB), esta estructura de hoy, con 10 UEB, algunas de las mismas en Holguín, es gracias al perfeccionamiento empresarial que comenzó en el 2010”.

Para Dilmaris, estos 20 años de trabajo en la Ember la han hecho crecer como ser humano, además, como profesional.

“He tenido un cuadro de dirección muy unido, preocupado no solo por los problemas de la empresa, sino por cada uno de los trabajadores, en función de su superación.

“Recibí cursos de calidad, diplomados para gerencia del Ministerio de la Industria Alimentaria y en estos momentos estoy cursando una maestría en dirección”, agregó esta mujer que confía en el trabajo en colectivo.

Para ella, su centro de trabajo es una parte fundamental de su vida, es su casa grande.

“Espero seguir adquiriendo conocimientos, porque uno aprende todos los días, de un trabajador en una línea productiva, de un visitante con sugerencias, consejos para mejorar la presencia o la calidad de un producto, todos los días podemos aprender algo nuevo”.

Actualmente asume una de las tareas más importantes, considerada como la columna vertebral de la entidad. Desde su responsabilidad se trazan las políticas para cumplir con la satisfacción de las necesidades del cliente y de otras partes interesadas, mediante la producción y comercialización de todos los productos que elabora la industria, como vinos, licores, rones, refrescos embotellados y granel.

Entre sus recuerdos más queridos permanece cuando tuvo la misión de estar al frente de la dirección funcional de inversiones, mantenimiento y transporte.

“Desde el 2013 hasta finales del 2016 asumí ese rol y en ese período se llevó la reconstrucción del edificio socioadministrativo; fue muy interesante porque soy graduada de Ingeniería Química y enfrenté el reto de dirigir una obra civil, un proceso inversionista que no conocía.

“Fue una etapa muy bonita, difícil, trabajosa, pero que dio sus frutos el año pasado con la inauguración del edificio, así vi materializado mis sueños, mi esfuerzo, todo lo que aprendí, y también, saqué experiencias de lo que pudo ser mejor”.

Por lo general, se despide de su familia antes de las 8:00 de la mañana  y, en ocasiones, la noche puede sorprenderla fuera de casa.

“En este centro nos entregamos totalmente, sin horarios de entrada, aunque estamos llamados a atender nuestra salud, a nuestros hijos, a la familia que es el cimiento de la sociedad, la base, y hay que dedicarle tiempo”, agregó.

Guerrero Mayo es una mujer que dirige y aprende cada día, porque el conocimiento nunca es completo. Ella espera seguir siendo útil en la Ember por mucho tiempo, porque cuando la perseverancia y el cariño prevalecen, los éxitos también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Muchas felicidades por esta distinción. Mereces ese reconocimiento por tu entrega y constancia. Con frecuencia reviso la edición digital de La Demajagua y cuando vi el artículo me puse muy contenta porque hayas alcanzado este logro. Exitos en el futuro!!!