Cuando falla la memoria

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 17 septiembre, 2020 |
0

Cuba es un país con una alta cifra de adultos mayores, y la provincia de Granma no es la excepción, por eso hoy trataremos un tema que constituye uno de los problemas más complejos a manejar por quienes deben cuidar a los ancianos: el déficits de memoria.

La Doctora Yaima Corona Urquiza, Especialista de Primer Grado en Geriatría y Gerontología del hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, explica detalles al respecto y sugiere cómo manejar mejor la situación.

¿Qué es la memoria?

-Es el proceso que permite al individuo almacenar experiencias para su recuerdo en situaciones posteriores. Consta de diferentes niveles como son la codificación, almacenaje y evocación o recuerdo de la información.

“No es un proceso único como se consideró en un principio, la psicología cognitiva y la llegada de la neurociencia aportaron evidencias sobre la existencia de varios sistemas y subsistemas de memoria. Los dos sistemas principales son la Memoria a Corto Plazo (MCP) y la Memoria a Largo Plazo (MLP).

“La primera encarga de retener la información y procesarla, para su posible almacenamiento en una memoria más duradera, mientras la segunda, contiene dos subtipos: la declarativa, que contiene la información que podemos recordar voluntariamente; y la procedimental, que es un tipo de memoria inconsciente que se automatiza con la práctica. El envejecimiento, junto con otro tipo de factores, afecta de manera individual a cada uno de estos sistemas

¿Cuáles son los olvidos más frecuentes en las personas mayores?

“Dado que el envejecimiento afecta a cada sistema de memoria individualmente, los tipos de olvidos dependerán de las zonas del cerebro que más se hayan deteriorado por la edad. Así, una Memoria a Corto Plazo afectada, hará que la persona olvide dónde ha puesto las cosas, tendrá que comprobar varias veces si realizó una determinada tarea, olvidará un mensaje que acaba de recibir y, en múltiples ocasiones, sufrirá el efecto de “tener la palabra en la punta de la lengua”.

“En cambio, si el deterioro se halla en el sistema de la Memoria Declarativa, el anciano olvidará los nombres de sus semejantes, no recordará determinados episodios de su vida y tendrá problemas para recordar cambios recientes de su actividad cotidiana.

“Por último, una mengua avanzado del sistema de la Memoria Procedimental hará que una persona de la tercera edad tenga muchas dificultades para aprender nuevas habilidades”.

¿A todos los ancianos se les afecta la memoria por igual?

-La capacidad de la memoria va disminuyendo con la edad pero, cuando decimos esto, no significa que les suceda a todas las personas. Hay muchos individuos que conservan la memoria intacta durante toda su vida, aunque esto no es lo más frecuente. La mayoría, por muy diversas causas, tienen peor memoria en la vejez que en la juventud.

“De manera general en esta etapa es más difícil retener informaciones, hábitos y caras nuevas. Dado que la memoria se irá deteriorando en mayor o menor grado atendiendo a una serie de factores individuales, algunas personas sufrirán una mayor afectación sensorial (visual o auditiva) con el paso de los años.

“Sin embargo, estos cambios en la memoria, no siempre serán tan significativos como para que afecten a su vida cotidiana; cuando lo hacen es porque estamos ante una enfermedad y deben acudir al médico siempre”.

¿Qué factores influyen en la aparición de los problemas de memoria?

-Existen una serie de transformaciones asociados al propio proceso de envejecimiento que pueden provocar fallos en la memoria de las personas mayores.

“Dentro de los orgánicos se encuentran las transformaciones que se dan en el cerebro, como la disminución de neuronas, de neurotransmisores cerebrales, modificación de la circulación cerebral, así como problemas visuales y/o auditivos que dificultan registrar bien la información.

“Los psicológicos se refieren a la menor utilización de sus habilidades, la existencia de pensamientos negativos acerca de sus propias capacidades y la aparición y el mantenimiento del estrés y las preocupaciones, entre otros.

“Entre los socioculturales se enumeran la disminución de las relaciones con los demás, el aislamiento y la falta de interés por las actividades sociales.

“Cuando los olvidos comienzan a interferir en el desempeño de las actividades cotidianas estamos en presencia de un problema más grave de la memoria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *