Cuando las luces de la tierra llegaron al cielo

Share Button
Por Martín Corona Jerez | 10 enero, 2017 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Se estremece el alma del cubano cuando recuerda la madrugada del 12 de enero de 1869, aquella en que la ciudad de Bayamo, una de las más importantes de la región oriental, fue convertida en cenizas por sus moradores, para continuar la guerra independentista en bosques y
montañas.
La llamarada llegó hasta el cielo de la Patria, porque se hizo
símbolo de amor a la libertad y de valentía para conquistarla, además
de raíz fértil e inconmovible de la resistencia colectiva que ahora
asombra al planeta.

Es necesario hacer algunas precisiones, confirmadas por  estudios
históricos, para que se comprenda mejor la significación del
acontecimiento.

No tiene nada de asombroso que una urbe,  un cuartel u otro lugar
sea quemado en una guerra. Lo singular de Bayamo fue que la
incendiaron sus habitantes, los hijos de la localidad prendieron fuego
a propiedades suyas e instituciones públicas.

Son incontables las ocasiones en que los atacantes han incinerado
edificaciones, para vencer la resistencia de los defensores. Esta vez
fueron los defensores quienes destruyeron lo suyo, cuando no pudieron
seguir defendiéndolo.

El objetivo no era “impedir que la ciudad fuera ocupada por los
españoles”. Esto resultaba imposible y, precisamente, cuando los
bayameses comprendieron la imposibilidad, acudieron a la candela, para demostrar cuánto amaban la libertad, y que estaban decididos a
sacrificarlo todo por ella.

La decisión no fue unánime, lógicamente. Hubo un acuerdo del
gobierno provisional de la ciudad, bajo la presidencia del insigne
Pedro Figueredo Cisneros (Perucho), autor del Himno Nacional, y tuvo
el apoyo de una buena parte de los pobladores.

También  existen testimonios de personas que manifestaron
desacuerdo ante las autoridades, con argumentos nada superficiales.

La historia humana guarda infinidad de acciones valientes, audaces
y suicidas. La hazaña de los bayameses fue valiente y audaz, pero no
suicida; estaban convencidos de que podían vencer en aquella guerra, y
se decidieron a continuarla en otras circunstancias.

Esto resulta muy importante, porque tempranamente demostró  que la filosofía patriótica del pueblo cubano incluye sacrificios extremos,
hasta la muerte, pero excluye la rendición y el suicidio. Los hijos de
esta tierra pelean para triunfar.

Es bueno recordar que la idea de sacrificarlo todo en pro de la
libertad apareció con frecuencia desde el comienzo de la conspiración
previa al estallido del 10 de octubre de 1868, y algunas veces se
habló, o escribió, de quemarlo todo.

Por tanto, el incendio no nació como reacción primaria e  impensada
de los patriotas.

Recuérdese que la urbe era el centro de la región histórica del
Cauto, escenario de tempranas muestras de madurez de la nacionalidad
cubana, y un grupo de bayameses comenzó la conspiración que inició la primera guerra cubana contra el colonialismo y la esclavitud.

También resultó la primera, y la única ciudad que los patriotas
ocuparon durante un tiempo prolongado en la llamada Guerra de los Diez Años.

Las llamas gloriosas del 12 de enero siguen alumbrando hoy desde
el cielo de la Patria, y convocando al respeto, la  admiración y el
compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .