Cuba contra el ébola: los compromisos de Juan Luis

Share Button
Por Martín Corona Jerez | 25 mayo, 2016 |
4

 

Armando Contreras Tamayo
FOTO / Armando Contreras Tamayo

El cubano Juan Luis García Naranjo no olvidará nunca su combate cuerpo a cuerpo contra el ébola en Liberia, un país africano del cual apenas había oído hablar.

Es licenciado en Enfermería, tiene 54 años de edad y 34 de experiencia laboral, todos en el hospital Juan Manuel Márquez, de su natal poblado de Media Luna, cabecera del municipio de igual nombre  en la provincia de Granma.

Había cumplido misiones en Venezuela y Cuba, en este último caso en la llamada Misión Milagro y en la lucha intensiva contra el dengue.

Se esfuerza para contener los sollozos al relatar: Una tarde me informaron que estaba entre los seleccionados para trabajar contra el virus del ébola en África Occidental, y lo primero que hice fue reunir a la familia.

El mayor de los cuatro hijos le preguntó: “Papá, ¿es obligado que te tengas que ir?”

Juan Luís contestó: “Bueno, mijo, no es obligado, y toda persona puede decir que no; pero yo no puedo decir que no. Yo doy mi paso al frente en cumplimiento de cualquier misión que se me asigne por el Ministerio de Salud, por la Revolución, el Partido, y en cualquier parte que sea.”

El joven de 25 años insistió: “Bueno, Papá, recuérdate que hace solamente ocho días enterramos a mi mamá. Imagínate que a ti te pase algo. ¿Qué va a ser de mi vida?”

Aquellas palabras le causaron un fuerte dolor, y Juan Luis las recordó, una a una, todos los días, durante los cinco meses que trabajó en Liberia.

Así, agrega, reforzaron el compromiso de regresar vivo, como también se lo pidieron familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, funcionarios del Ministerio de Salud Pública, cuadros gubernamentales, y dirigentes del Partido Comunista de Cuba en todos los niveles.

De manera que, resume, el momento más doloroso de la misión resultó la conversación con la familia, y el más alegre se produjo cuando él y sus compañeros supieron que habían detenido la epidemia de ébola en Liberia.

Acerca de la situación sanitaria del país africano, Cuba no tenía información, y en octubre de 2014 la brigada caribeña, integrada por 53 especialistas, encontró a un médico en una nación con cerca de tres millones y medio de pobladores,  y un hospital público, cerrado por falta de personal.

“Lo primero que notamos fue desolación, una tristeza enorme en los habitantes, y una pobreza extrema”, comenta Juan Luis.

Añade que los cubanos, entrenados fuertemente en La Habana, comenzaron de inmediato una segunda etapa de preparación, incluido el establecimiento de un hospital de campaña, para enfrentar la realidad encontrada en el terreno.

En aquellos momentos, precisa, la letalidad causada por el virus del ébola estaba entre el 94 y el 96 por ciento.

Después de un mes y algunos días de trabajo, comenzó a descender notablemente la mortalidad, y especialistas de otros hospitales fueron a buscar experiencias de lucha efectiva contra la enfermedad.

Sencillamente, dice Juan Luis, hubo que cambiar algunos protocolos, porque no se puede salvar a un paciente solo con cariño; hay que tocarlo, examinarlo, hidratarlo, realizarle diversas maniobras, y eso fue lo que hicieron los médicos y enfermeros cubanos.

Antes de viajar a África, especialistas de la Organización Mundial de la Salud les habían dicho que no tendrían que tocar a los pacientes; pero la realidad les impuso lo contrario, y los hijos de la mayor de las Antillas no se amilanaron frente al mortal peligro.

Exponiendo sus vidas, ayudaron a derrotar al ébola en Liberia y a salvar a miles de personas.

Actual director del hospital Juan Manuel Márquez, Juan Luis García Naranjo no tiene palabras para describir lo que sintió al tomar conciencia de aquella victoria, y tampoco olvidará  los recibimientos del  regreso, sobre todo en Bayamo, capital provincial, y en El Carmen, su barrio de residencia en Media Luna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hermosa tarea ,mi felicitación por tan noble,humana y arriesgada tarea cumplida por él y todos nuestros compañeros que combatieron sin tregua esa terrible enfermedad arriesgando sus vidas,desde aquí desde Brasil los apoyamos …

  2. conozco a juan luis .trabaje junto a él en media luna muchos años .y reconozco su valor humano .su dedicación al trabajo ..excelente enfermero .es un ejemplo .a imitar..y su labor realizada junto a los otros compañeros de mi pueblo al combatir esa mortal enfermedad .*El ebola..en África .exalta aún más su humanismo y solidaridad .a el y los otros colegas .les digo que siempre serán reconocidos y recordados por esos pacientes y ese pueblo pobre de África .su deuda con la humanidad se cumplió .pero prestos siempre a cumplir con nuestro deber de salvar vidas en cualquier rincón del.mundo.felicidades hermano .éxitos .

    1. He tenido el privilegio de compartir con el.en tierra Angolana…y puedo decir que continua poniendo en alto el nombre de cuba.dura n te la formacion de Lucenciados en Enfermeria …FELICITACIONES COLEGA