Cuba exhibe resultados en el control y prevención de la rabia

Share Button
Por | 10 febrero, 2020 |
0

La Habana, -Cuba exhibe hoy notables resultados en el programa de vigilancia, prevención y control  de la rabia, un problema de salud que no se reporta en la isla caribeña desde 2008.
La rabia es una enfermedad infecciosa causada por un virus, que afecta a los humanos y diferentes especies animales, y una vez aparecidos los síntomas acaba siendo mortal, por lo que se considera una de las zoonosis más letales en el mundo.

Cada año causa la muerte como promedio de unas 59 mil personas, en su mayoría niños, y es el perro  la fuente de infección en el 99 por ciento de los casos de transmisión a los humanos.

La Organización Mundial de la Salud trabaja para alcanzar el objetivo de “Ninguna muerte humana por rabia para 2030”.

Como resultado del programa se logró  mantener al país libre de rabia humana transmitida por perros desde el año 2008.

No obstante, se mantiene el riesgo por el número de personas lesionadas por animales, que supera las 20 mil cada año (80 por ciento de las lesiones causadas por perros), y la circulación del virus en diferentes especies en el país, puntualiza un artículo publicado por el ministerio de Salud Pública de Cuba divulgado en su sitio web.

La rabia se transmite por contacto directo con la saliva de un animal infectado mediante la mordedura, rasguño o a través de las mucosas. Todos los animales de sangre caliente son capaces de transmitirla, los más frecuentes en la mayor de las Antillas son: el perro, el gato, la mangosta y el murciélago.

El período de incubación de la rabia suele ser largo, de dos  a tres  meses, pero puede oscilar entre una semana y un año, dependiendo de factores como la localización de la lesión (más grave mientras más cercana a la cabeza esté) y la carga del virus, precisa el texto.

En animales se manifiesta con cambios de conducta por ejemplo: se esconden en rincones oscuros, agitación, excitabilidad, agresividad, fiebre, tendencia a morder objetos, animales y al hombre, salivación abundante, convulsiones, incoordinación, parálisis y dificultad para tragar.

De acuerdo con la fuente, en el hombre las primeras manifestaciones son la fiebre acompañada de dolor o una sensación de hormigueo, picor o quemazón en el lugar de la herida. Se pueden presentar signos de hiperactividad, excitación, miedo al agua, a veces miedo a las corrientes de aire y la muerte se produce a los pocos días por paro cardiorrespiratorio.

En otros casos, los músculos se van paralizando gradualmente, empezando por los más cercanos al lugar de la lesión, el paciente entra en coma y acaba falleciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *