En Cuba por la sostenibilidad alimentaria ante el cambio climático

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 5 julio, 2019 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

La Habana, – Reducir las vulnerabilidades del sector agropecuario ante las afectaciones del cambio climático y garantizar a largo plazo la sostenibilidad en la producción de alimentos son las bases de un programa cubano que exhibe sus resultados hoy aquí.

El proyecto Bases Ambientales para la Sostenibilidad Alimentaria Local (Basal) es una idea para enfrentar desde la producción agropecuaria la incidencia de sequías -cada vez más frecuentes e intensas- el aumento de la temperatura mínima del aire y del nivel del mar, provocados por el calentamiento global.

Unos 33 municipios de Cuba participan en la iniciativa que se comenzó a ejecutar desde el 2013 bajo la guía de la Agencia de Medio Ambiente de Cuba, el Instituto de Geografía Tropical y el Ministerio de la Agricultura.

Instituciones nacionales y locales intervienen en su aplicación que incluye el promover conocimientos y metodologías referidos a las medidas de adaptación en correspondencia con las condiciones locales, dijo a Prensa Latina uno de los agricultores del programa, Joel Báez.

También destacó durante la XII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo que concluye este viernes, que se capacita a los productores y se promueve el empleo de 42 buenas prácticas y tecnologías agropecuarias, así como la modelación de los efectos del calentamiento global en el rendimiento de los cultivos seleccionados.

Entre los resultados sobresalen el mejoramiento de la calidad de los productos y servicios, la entrega de equipamiento tecnológico -como sistemas de riego eficientes- la incorporación de abonos verdes para una mejor preparación de los suelos, la obtención de semillas y la incorporación de variedades más resistentes al cambio climático, comentó Báez.

Basal es, en esencia, una plataforma para compartir saberes, experiencias y enriquecer el acerbo común sobre la adaptación al cambio climático en el sector agropecuario y que beneficia directamente a 14 mil 505 actores, expresó.

La implementación del proyecto está a cargo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, apoyado por el Joint Research Center de la Unión Europea, y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación.

La convención finaliza sus sesiones después de cinco días de debates en el Palacio de Convenciones con la participación de expertos de unos 50 países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *