Cuba y el paso de gigante

Share Button
Por | 9 marzo, 2021 |
0
FOTO/ Tomada del periódico Granma

La producción, ensayo y ejecución de vacunas en el mundo no es cuestión de “coser y
cantar”, pero hoy las propuestas y elaboraciones se aceleran en medio de un panorama gris, de lágrimas y dolor, como consecuencia del nuevo coronavirus.

El SARS-CoV-2 pone a prueba la inteligencia, capacidad y destreza de la comunidad científica global, y dentro de esta, “las estrellas” de la Mayor de las Antillas, ofrecen luz para muchos caminos: cuatro candidatos vacunales para inmunizar y, este martes, se anunció un quinto destinado a quienes se recuperan de la enfermedad.

Leyó bien: en un archipiélago del Tercer Mundo sometido por el imperio más grande del
planeta a un bloqueo económico cruel, donde un pequeño alfiler hay que salirlo a buscar a los sitios más insospechados y el Gobierno prioriza la salud y la vida por encima de cualquier urgencia, los científicos no duermen y “queman pestañas y neuronas” para sellar el más noble de los propósitos.

Cada resultado en materia biotecnológica tiene la huella del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, él, desde el mismo 1 de enero de 1959, comprendió la necesidad de fortalecer ese campo aquí, pues “…en lo adelante todo será mucho más difícil”.

El tiempo le dio la razón al Líder Histórico de la Revolución, pero sus científicos enaltecen el legado fidelista, porque buscan la efectividad de vacunas aderezando las fórmulas con la soberanía, la independencia y la autodeterminación de un pueblo convencido de no dejarse someter por nada, ni por nadie.

El esquema nacional de inmunización en 2016 rosó casi el ciento por ciento para todas las
vacunas. Aquí, como promedio anual, se ofrecen cuatro millones 800 mil dosis de inyecciones simples o combinadas, que protegen contra 13 enfermedades; existe una pentavalente cuyos cinco componentes los produce el país. Ninguna persona paga un centavo por las vacunas.

Un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial
(Onudi) reconoce que “el país está un paso más cerca de producir la primera vacuna de
América Latina contra el virus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19” y señala que “el éxito de Cuba en la creación de una industria farmacéutica nacional viable demuestra los beneficios que pueden obtenerse mediante inversiones específicas y con la necesaria voluntad política.

“La pequeña nación caribeña está por delante de muchos países más desarrollados en la
carrera por encontrar de forma rápida y eficaz una vacuna de emergencia contra la Covid-19”.

El informe resalta que en un contexto internacional marcado por disputas sobre la distribución equitativa de las vacunas y la inmunización de unos pocos frente al resto, los candidatos cubanos podrían proporcionar un potencial salvavidas a los países en desarrollo.

Añade que estos logros están sustentados en décadas de experiencia e inversión en los
sectores biotecnológico y farmacéutico, los cuales contaron en sus primeras etapas de
desarrollo con el apoyo de la Onudi.

La institución de las Naciones Unidas no desdeña los obstáculos que ha debido enfrentar esta nación por el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de Estados Unidos, lo que hace mucho más meritorio el desempeño.

Semejantes valoraciones estremecen los más raigales sentimientos de cubano, revolucionario y patriota. Cada amanecer, de la mano de las ideas, la voluntad y la inteligencia de sus científicos, Cuba sigue escribiendo historia, hoy con un paso de gigante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *