Cuba sin coronavirus, pero extrema las medidas de protección

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 9 marzo, 2020 |
1
FOTO Vanguardia

La Habana, – Ante la extrema situación mundial epidemiológica ocasionada por la propagación del nuevo coronavirus causante de la enfermedad COVID-19, Cuba refuerza las medidas de vigilancia en todos los niveles del sistema de salud y el control sanitario internacional.
En un encuentro con la prensa, el doctor Manuel Romero Placeres, director del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), en la capital, advirtió que el COVID-19 es uno de los coronavirus de mayor virulencia y es genotípicamente más fuerte, y si las medidas de protección no se toman adecuadamente, las consecuencias de la epidemia pueden ser desastrosas.

La prevención de enfermedades respiratorias es difícil porque las medidas para su protección son las más fáciles y posiblemente las que más cuestan respetar, recalcó el director del IPK en encuentro efectuado en la sede de esa institución que desde su fundación mantiene la misión de prevenir, controlar y tratar las enfermedades transmisibles de tipo infeccioso.
Romero Placeres destacó que alrededor de un 15 por ciento de los cuadros respiratorios que se registran anualmente en Cuba tienen su origen en un coronavirus, pero el COVID-19 es el que tantos estragos ha causado recientemente en el mundo, donde ya suman más de un centenar de naciones afectadas, incluida una decena de países de América.
Al referirse a la situación epidemiológica que se pudiera generar en la nación antillana, en caso de que se introduzca el COVID-19, refirió el director que esa institución cuenta con 160 camas para el ingreso de los casos si se requiere, de las cuales 20 están destinadas a embarazadas y niños, además de las disponibles en los centros para el aislamiento y protección que se habilitan en cada territorio.
Hasta la fecha hemos ingresado algunas personas sometidas a vigilancia epidemiológica ante sospechas, y se han analizado ocho muestras, cuyo resultado fue negativo, enfatizó el experto.
Asimismo, Romero Placeres aseveró que se mantiene la  vigilancia habitual en el laboratorio del IPK para el estudio de 17 virus respiratorios, 16 de ellos habitualmente se vigilan en todo el país, que circulan con frecuencia en Cuba como es el caso de la Influenza Ay B, y el virus sincitial respiratorio y ahora se suma el COVID-19.
Precisó que ello se debe a que en esta época del año lo que con mayor frecuencia ocurre en Cuba es el incremento de las infecciones respiratorias agudas, aunque muestran una tendencia a la disminución en relación con años anteriores.
Los laboratorios están equipados y tiene los medios necesarios parael diagnóstico de la dolencia, que han sido facilitados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), reiteró el especialista.
En el IPK también se diagnostican otros tipos de coronavirus que no tienen nada que ver con COVID-19, y para el traslado de las muestras de este se han establecido rigurosos protocolos relacionados con el empaque y el cómo se protege, tanto al personal de salud como a toda la población, para llegar al diagnóstico de la enfermedad.
Explicó que en Cuba existen tres centros para realizar estudios de biología molecular de esas muestras con el kit donado por la OPS: el IPK en La Habana, que recibirá las muestras del occidente del país, además de las referencias de otros dos laboratorios.
El de Villa Clara recibirá las del centro del territorio nacional, y Santiago de Cuba, los casos de todo el oriente, subrayó.
Aclaró que la transportación de las mismas requiere respetar normas de bioseguridad para evitar su contaminación, entre las que se incluyen el triple empaque.
Romero Placeres dijo que la muestra debe tomarse entre el primer y séptimo día, aunque el rango ideal es entre el tercero y el quinto.
El director del IPK subrayó que toda persona con criterio de ser vigilada desde el punto de vista epidemiológico lo será, y de confirmarse algún caso, el sistema de salud está preparado para asumirlo, con el apoyo imprescindible de la ciudadanía.

Responder a Argote Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Debemos seguir alertando a nuestro pueblo, lo fundamental es la prevención, hay personas que no evaluan el riesgo y n0 tiene claro que es una infección mortal, debemos continuar educando a nuestro pueblo en laprevención.