Cuba: soluciones científicas ante los efectos el cambio climático

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 23 noviembre, 2019 |
0
La Habana.- La condición de estado insular hace de Cuba un territorio vulnerable a los efectos del cambio climático, de ahí que para su Gobierno sea prioritaria la aplicación de resultados científicos encaminados a la mitigación y solución de peligros, como las penetraciones del mar en el malecón habanero.

Al respecto, Yoermes González, director del Centro de Investigaciones Hidráulicas (CIH) de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, conocida como Cujae, señaló a Prensa Latina que el año próximo comenzarán las obras con el objetivo de optimizar la función protectora del malecón, un sitio emblemático de la capital con una hermosa vista al mar.

González precisó que como parte del plan nacional para enfrentar los cambios del clima (Tarea Vida), en 2020 se emprenderá la primera etapa de ese proyecto, que contempla la modificación de la geometría del muro, mediante la construcción de otro de simple curvatura adosado al existente.

Se trata, anotó, de elevar el frente hasta donde arquitectónicamente sea posible, sin que pierda su visibilidad y atractivo natural, lo cual permitirá la disipación de la energía de la ola y la reducción del volumen de agua que lo sobrepase.

Agregó que se emplean los métodos de diseño ingenieros más avanzados en el análisis de los fenómenos relacionados con el oleaje, a la vez que es de gran utilidad la aplicación de las conclusiones del proyecto de estudio del grupo de Investigación de Ingeniería Costera y Marítima del CIH, orientado, entre otros aspectos, a los cambios morfológicos en zonas costeras ante el paso de huracanes.

Para la ejecución del plan también se consideró la experiencia acumulada durante las investigaciones iniciadas por organismos cubanos hace poco más de dos décadas en laboratorios de Italia y Holanda, de donde surgieron las primeras soluciones dirigidas a zanjar las inundaciones en el malecón.

Detalló que en un segundo momento se procederá a la colocación de bermas y rompeolas (rocas o cubos de hormigón) en aquellas áreas donde se concentra la energía del oleaje en la línea de costa, a fin de paralizar su embestida.

El también profesor de la Facultad de Hidráulica de la Cujae destacó las investigaciones conjuntas acometidas por el Grupo del CIH, el Centro para la Previsión y Prevención de Riesgos de la universidad italiana de Salerno y el laboratorio de modelación física de la universidad de Nápoles Federico II.

Refirió que otras fases contemplan la introducción de diques sumergidos, la disposición de elementos disipadores, y la evaluación del nivel de reducción de la inundación en la zona protegida a partir de la aplicación de las obras de protección propuestas.

Tras comentar que el tiempo de ejecución dependerá de la capacidad económica y constructiva del país, puntualizó que se trata de una labor compleja que contribuirá a remediar las inundaciones en la zona y borrar, de una vez, las imágenes de las poderosas olas de varios metros rompiendo con furia sobre el muro o rebasándolo.

Ciencia a favor del desarrollo

La facultad de ingeniería hidráulica de la Cujae constituye un ejemplo de cuánto se puede lograr cuando están bien engrasados los mecanismos para que fluya en las dos direcciones el vínculo entre las universidades y las empresas.

Al respecto, el director del CIH comentó que los estudios emprendidos en el centro universitario responden a solicitudes realizadas por los organismos a partir de problemáticas o situaciones.

Destacó también su importancia en la medida en que contribuye a la formación de los ingenieros, ya que los alumnos participan en los proyectos de pesquisa; las entidades aportan financiamiento, y las universidades, soluciones técnicas.

González puntualizó que aunque el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos es el mayor beneficiario en términos de proyectos investigativos, la Cujae también recibe y da respuesta a peticiones de otras entidades, como el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Desarrollamos la ciencia, dijo, a partir de problemas concretos, y para ello contamos con grupos de investigación que se apoyan en los estudiantes, quienes realizan sus tareas científicas y tesis de grado enfocadas a proceder de manera directa.

Apuntó que la Cujae participa en proyectos vinculados con la explotación de nuevas tecnologías de tratamiento y calidad del agua, el control y la automatización de acueductos y el estudio de gestión de los recursos hidráulicos a nivel de cuenca.

Ese centro universitario también dirigió, junto al Instituto para la Educación del Agua, con sede en Holanda, el programa ‘Más agua para todos’, con financiamiento externo, dirigido a la consumación de acciones encaminadas a mitigar la escasez de ese líquido en la isla, a partir de distintas alternativas, como la utilización del agua de mar para descargas de inodoros.

Cuba es ejemplo de cuánto se puede hacer, con pocos recursos, cuando la ciencia está en función del progreso y del enfrentamiento a los efectos del cambio climático, sobre el que alertó el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en 1992.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *