Cunde el pánico en el fútbol de Inglaterra

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 29 septiembre, 2016 |
0

La Habana (PL).- Inglaterra es la cuna del fútbol. Allí, bajo preceptos y concepciones de compañerismo, juego limpio y lealtad, se fundó el más popular de todos los deportes. Sin embargo, varios escándalos de soborno y corrupción estallaron en días recientes en el entorno de la selección de los tres leones.
Todo comenzó con una profunda investigación del periódico The Daily Telegraph, en la cual se exploraba la implicación de varios directivos y técnicos del fútbol inglés en casos de conspiración, corrupción, soborno y tráfico de influencias.

De esa pesquisa salió un nombre propio: Sam Allardyce, quien fungió de seleccionador nacional de Inglaterra hasta el pasado día 26 de octubre, cuando fue despedido tras revelarse un video que lo dejó “desnudo” ante la opinión pública.

Allardyce, ex entrenador del Bolton Wanderers y el West Ham United, cobraba cinco millones de euros en su puesto de seleccionador nacional, pero, obviamente, la avaricia lo condujo a prácticas fraudulentas para obtener otros ingresos “en negro”, ilegales, devenidos de continuos fraudes y malversaciones.

Resulta que el ex mandamás de la escuadra inglesa sabía a la perfección como burlar las leyes del mercado de fichajes de la Liga Premier, y en general de todas las categorías del balompié del Reino Unido.

Grabado por una cámara oculta utilizada por periodistas del The Daily Telegraph, Allardyce explica detalladamente cómo eludir la normativa sobre la titularidad de jugadores por parte de terceros, y también asegura haber obtenido muchas pruebas de sobornos y corrupción en el fútbol británico.

La participación en los derechos de un jugador por terceras partes está prohibido por la Asociación Inglesa de Fútbol (FA) desde 2008 y por la Federación Internacional de ese deporte (FIFA) desde 2015.

El video muestra además la manera en que Allardyce negocia con supuestos empresarios (en realidad eran periodistas encubiertos) un acuerdo ascendente a 400 mil libras esterlinas (460 mil euros), para representar a un consorcio asiático de inversores.

Me tendieron una trampa y funcionó. Cometí un error de juicio y he pagado las consecuencias. Después de reflexionar, creo que fue una estupidez, lamentó Allardyce luego de ser cesado de su puesto de seleccionador nacional de Inglaterra.

ALLARDYCE, LA PUNTA DEL ICEBERG
Pero la “explosión” de Allardyce apenas es la punta del iceberg, es la cumbre de un profundo fenómeno de corrupción en el fútbol inglés, por mucho el que más dinero mueve en todo el mundo.

De acuerdo con The Daily Mail, próximamente se revelarán evidencias contundentes contra otros ocho managers del fútbol inglés (en activo y retirados), que también participaron en irregularidades vinculadas con el negocio de la compra y venta de jugadores, sobre todo al cobrar incentivos por las transacciones.

El modus operandi, remarca el rotativo londinense, comenzaba con un acuerdo verbal con determinados agentes para subirle el precio de mercado a algunos jugadores para sacar una mejor tajada por la compra o venta de los mismos (ponían a jugar de titular al futbolista en cuestión o insinuaban públicamente su interés por contratarlo).

La finalidad, lógicamente, era sacar sustanciosas comisiones y prebendas por cada fichaje o traspaso.

Vale recordar que Inglaterra es, de lejos, la liga que más dinero gasta en fichajes todos los años. Clubes como Manchester United, Chelsea, Manchester City, Tottenham, Arsenal, Liverpool o incluso otros menos poderosos como West Ham, Swansea, o el vigente campeón Leicester City desembolsan millones de libras esterlinas cada temporada para reforzar sus plantillas.

Incluso, varios equipos de la Premiership (Segunda División de Inglaterra) gastan más dinero que muchos clubes de Primera de España, Francia, Italia y Alemania, las otras grandes Ligas de Europa.

REACCIONES Y PLANES
Estoy enfadado, triste y estupefacto por lo que ha pasado con Sam Allardyce, que había dicho que ser seleccionador nacional era su trabajo soñado, sentenció el legendario jugador inglés Alan Shearer, en declaraciones a la cadena británica BBC Radio 5 Live, al conocer la noticia.

El mítico delantero, uno de los principales goleadores históricos de la selección de los tres leones, con 30 dianas en 63 partidos, y máximo artillero de la Liga Premier, con 260 tantos, remarcó que Inglaterra “es el hazmerreír del fútbol mundial. No pensaba que pudiéramos caer más bajo después de lo que sucedió el último verano en la Eurocopa”.

Por su parte, la FA pretende crear una serie de medidas para hermetizar varias de las normativas vigentes, a las cuales ya se le han encontrado lagunas.

El curso natural de la justicia nos obliga a llegar hasta el fondo de la cuestión. Con este tipo de cuestiones debemos respirar hondo, remarcó Greg Clarke, presidente de la FA.

La FA establecerá una legislación para prohibir que “el seleccionador o cualquier técnico no puedan tener ninguna relación familiar o profesional con gente metida en el negocio del fútbol”.

De cualquier manera, el fútbol inglés deberá hacer una introspección profunda para salir de terapia intensiva y pasar página de este desastroso capítulo, que dista diametralmente de los principios básicos del deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *