De la realidad a la pantalla, y viceversa (+video)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 30 octubre, 2021 |
0
FOTO/Prensa Latina

La historia del plástico, es un documental estadounidense que recoge en 90 minutos la cadena de producción del plástico hasta alojarse en cauces de ríos y mares, afectando ecosistemas y la salud mundial. Es una película que alerta sobre los efectos provenientes del plástico como uno de los peores contaminantes del medio ambiente.

La cinta, es una muestra más de cuánto se puede concientizar, pronosticar y denunciar desde las  manifestaciones artísticas entorno a disímiles problemáticas, en las que el tema ambiental tiene seguidores y detractores.

La cineasta apunta hacia las empresas encargadas de extraer el petróleo, así como a aquellas a cargo de producir, distribuir y enviar derivados del plástico a diferentes naciones, donde no existen alternativas viables de reciclaje o no se implementan de manera adecuada.

Lo cierto es que el reciclaje no es una simple cuestión de estética urbana, también es una necesidad de la cual Cuba está consciente desde el año 1963, en que crea la empresa de recuperación de materias primas, cuyo impacto alcanza a la economía y a la protección del medio ambiente, intención que se consolida con la nueva política de reciclaje de materias primas, de diciembre de 2012.

La historia del plástico, constituye una invitación al uso de artículos biodegradables o amigables con el entorno, un reclamo a promover acciones de concientización medioambiental a la vez que denuncia la venta de objetos desechables que representan el 70 por ciento de los desechos marinos.

Su lenta degradación constituye uno de los problemas ambientales en el que incide la composición química de su fabricación. Según datos aportados por la Fundación Aquae, una bolsa de plástico de las que usamos en nuestras compras, tarda en degradarse 150 años, y una botella de agua más de mil.

Cuando un envase, bolsa o botella de plástico cae al suelo, se produce la liberación de sustancias tóxicas que se acaban filtrando por el subsuelo, afectando las aguas subterráneas y nutrientes del suelo, trayendo como consecuencia que todas las especies que se alimenten de esa agua o de las plantas que crecen en él, se dañen.

Las afectaciones del plástico al entorno marino son de las más visibles. Debido a estos residuos, muchos animales aparecen enredados e incluso asfixiados, y por si fuera poco, cuando el plástico entra en contacto con el agua libera compuestos altamente contaminantes y peligrosos, que ponen fin a la vida de muchas especies.

FOTO/https://www.ecointeligencia.com

Hoy la problemática del plástico alcanza tal magnitud que existen incluso islas flotantes de desechos, de manera que  no basta con reciclar, se impone  sustituirlo por alternativas amigables con el entorno.

Cuba, carente de tecnologías capaces de generar sustancias más amigables que el plástico, apuesta por su reciclaje, cifra que alcanzó este 2021 las mil toneladas de desechos plásticos, que hoy se cotizan en el mercado internacional en cinco mil dólares la tonelada.

FOTO/https://www.ecointeligencia.com

En Granma, precisamente radica una de las tres plantas existentes en el país para su procesamiento y venta a las industrias locales para herrajes sanitarios, entre ellos: tuberías, mangueras, codos, tés; tapas de botellas y sogas…pero, ¿se recicla todo, se emplean con efectividad todos los mecanismos de reciclaje, estamos conscientes de su importancia, cuánto de plástico no deambula por nuestros patios, en las alcantarillas, calles, ríos y playas? Tanto como para inspirar nuestra propia cinta cubana obre la historia del plástico, ¿usted no cree?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *