De rodillo a coladero

El Madrid acabó pidiendo la hora tras ir ganando 0-4. Con Casemiro firmó 75 minutos para la esperanza, pero luego encajo tres goles en un suspiro. Doblete de Cristiano y lesión de Varane. El equipo de Benítez pasa a octavos como primero de grupo.

Share Button
Por AS | 25 noviembre, 2015 |
0

Cistiano y BaleDesde la corrección táctica, con futbolistas en mejor estado y ante un adversario confortable, el Madrid subió el primer peldaño desde las tinieblas sin librarse del desmayo final que le dejó al borde del empate después de dominar por 0-4. Lviv consagró a Casemiro y Carvajal como productos de primera necesidad, masajeó el ánimo de Cristiano, recordó a Bale que para él no hay mejor lugar en este mundo que la banda izquierda y devolvió a Modric a la primera plana. Una mejoría que le hizo primero de grupo, pero que se vio desfigurada por ese trastorno bipolar que casi le cuesta el empate.

En noche de pulmonía, Benítez emprendió una revolución acolchada. A Danilo y Kroos se los han llevado por delante el Clásico y la temporada en general. Quitarlos respondía a un clamor y no tenía contraindicaciones de vestuario. Con Keylor y Benzema cabía el argumento de que necesitan sanar y de que su alineación el sábado fue en pleno estado de excepción. Y también pagó la factura James, el caso menos explicable porque el desastre del sábado le cogió de perfil, pero a Benítez no le ha entrado por los ojos. Así que la cosa quedó en una especie de 4-1-4-1 sobre el que se reordenó el equipo en torno a Casemiro, la figura más representativa del equilibrio que predica Benítez y un recuperador de segunda instancia, con Modric y Kovacic restándole la pelota al Shakhtar, Bale en la izquierda (¿recuerdan que ahí hizo su fortuna?) y Cristiano, una vez más, en papel de nueve al que le aprietan las costuras. No hubo, pues, sentada general del distrito financiero.

El Madrid mandó porque sus futbolistas son notablemente mejores que los de este Shakhtar en retirada, porque el once tuvo una mejor ocupación del campo y porque enfrente no andaba el Barcelona. También porque Modric recuperó el hilo del juego y Kovacic corrió en su auxilio. A ratos dejó la sensación de ser futbolista de provecho, creativo y táctico a partes iguales.
Sin ser excesivamente territorial, el equipo de Benítez tuvo la pelota y las ocasiones. Bale, en esa suerte natural de la banda izquierda, sin duda en la que mejor se maneja, le regaló tres goles a Cristiano, que aprovechó dos. Un remate a puerta vacía cruzó la línea pidiendo perdón y fue el 0-1. Después mandó a las manos de Pyatov otro cabezazo sin oposición. Y antes echó a la grada un disparo sin que nadie le apretara. En el 0-4 acertó a la segunda. Estuvo impecable en voluntad y participó en los cuatro goles. Eso sí, al descanso se fue el Madrid sin Varane, agraciado con la decimoquinta lesión muscular del curso, suceso paranormal aún por explicar.

Cuesta abajo el equipo blanco fue coleccionando buenas noticias. Cristiano se esmeró como asistente de Modric en el 0-2 y Carvajal probó estruendosamente que Danilo no está a su altura. Caño con la derecha, gol de vaselina con la izquierda y mensaje incontestable al técnico. Aquella parte de la fiesta llegó cuando el Madrid buscó el espacio y no el pie, recurso a menudo olvidado. E Isco fue creciendo en participación, lo que siempre embellece la obra, hasta que el equipo se abandonó estrepitosamente. Encajó tres goles en diez minutos y acabó pidiendo la hora. Un final horrendo que puso en duda el propósito de enmienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .