En defensa del consumidor

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 17 mayo, 2018 |
0
Odalis Escandel García, viceministra primera del Ministerio del Comercio Interior (Mincin)/ FOTO Rafael Martínez Arias

A la defensa del consumidor, al pueblo que merece un servicio con calidad en toda la extensión de la palabra, enfilan tanto el proceso político para enfrentar el delito y la corrupción, como la aplicación de la resolución 54 de 2018, en los cuales se involucrará a partir de ahora el sector del Comercio y la gastronomía en Granma y todo el país.

El primero de esos procesos iniciará precisamente por este territorio, y se trata del desarrollo de asambleas en todas las unidades del ramo, donde estas, hasta el 30 de julio, identifiquen con transparencia las manifestaciones de indisciplina, descontrol, ilegalidades y corrupción, y diseñen un efectivo plan de acciones para enfrentarlas.

Tal análisis que luego llegará a nivel de provincia y de país, tiene entre sus generales propósitos potenciar valores necesarios, y debe tener continuidad práctica, como convocó Odalis Escandel García, viceministra primera del Ministerio del Comercio Interior (Mincin), al presentarlo recientemente ante directivos granmenses del ramo, administrativos de algunas de sus unidades élites y otros factores que en la provincia participarán en su desarrollo.

Debemos definir cómo hacer para que estas reuniones no terminen como una más, puntualizó Escandel García, realizarlas en horarios que no afecten a la población, y sentar pautas definitivas en el control interno, de los recursos y su destino final.

La resolución 54, por su parte, es una norma rectora para la protección al consumidor en el comercio interno, que con aplicación a partir del 4 de junio tiene entre sus objetivos fortalecer y perfeccionar la actividad del Comercio, e involucra a personas naturales y jurídicas relacionadas con la venta de mercancías, gastronomía, servicios técnicos, personales y alojamiento.

En esta ocasión se refrenda la responsabilidad de los proveedores en la inviolabilidad de los derechos de los consumidores y regula un grupo básico de esos derechos, entre ellos, los de recibir productos y servicios con la calidad requerida, la protección contra la publicidad comercial falsa y las prácticas engañosas aplicadas por los proveedores, así como también la posibilidad de mantener una adecuada relación entre cantidad-calidad-precios.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *