El delegado del Lácteo

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 19 julio, 2018 |
0
Rogelio compartió el orgullo de ser seleccionado delegado directo al congreso obrero junto a las líderes del sindicato en Granma y el territorio. /FOTO: Roberto Mesa Matos.

Responsabilidad, rectitud, sencillez y modestia son cualidades que sustentan la personalidad del medialunero Reynaldo Ramírez Chacón, electo este miércoles por sus compañeros de la unidad empresarial de base Lácteos de esta costera localidad, como delegado directo al 21 congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

“Es una persona muy callada”, “Siempre está entre los primeros en llegar y es muy riguroso con él y con todos los que están bajo su supervisión”, fueron dos opiniones que cimentan el elogio colectivo hacia Rogelio para quien la exigencia es la clave de cualquier triunfo.

“Primero que todo lo considero un gran compromiso, que se mezcla con el orgullo que significa llevar al máximo cónclave de los trabajadores cubanos las inquietudes e insatisfacciones de mis compañeros del sindicato de la industria alimentaria y la pesca. No estoy de acuerdo con la mal hecho, y les hablo mucho a ellos. Hay que hacer bien siempre.

“Cualquier trabajador pudo haber sido electo y confiar en mí esa misión pues tengo que corresponderla con más disciplina.

“Aquí soy el tecnólogo de alimentos, la persona que analiza la calidad de las producciones terminadas, revisa las normas técnicas y de los distintos procesos que se llevan adelante en cada línea y la inocuidad de los alimentos, cuestión esencial.

– Comentan que los helados y yogur que salen desde esta industria al mercado tienen muy buena calidad…
– “Sí, y es el resultado no solo mío, sino de la consagración de los que laboramos en cada puesto en esta fábrica, donde todos somos importantes en lo que hacemos para avanzar en los procesos.

Rogelio ostenta la Distinción Del Esfuerzo, la Victoria, que hace algunos años entregó a personalidades destacadas la Asamblea Provincial del Poder Popular, ha sido varias veces mejor trabajador de su unidad, también de otros centros donde ha laborado, entre ellos la dependencia de Labiofan, en Media Luna, hasta que hace seis meses regresó al Lácteo, donde, comenta, se siente más cómodo.

“Uno se formó bajo determinados principios revolucionarios y éticos y hoy es complejo en este tipo de industrias donde se trabaja con muchos recursos que las personas comprendan la alta responsabilidad que tenemos como colectivo.

“Requiere de control y chequeo estricto para evitar cualquier situación que empañe la imagen de la industria, la ayuda y cooperación.”

– ¿Qué temas le interesarían abordar en el 21 congreso de la CTC?
– “La cuestión de los salarios, y la manera de incrementarlos siendo más eficientes seguro que marcará gran parte de los debates. En esta cuestión existen muchas potencialidades que deben saber explotar, pero además sin dañar el bolsillo del trabajador.

“Resulta incomprensible que usted cumpla sus planes económicos y porque cualquier unidad de la empresa no lo haga, pues no te pagan las estimulaciones. Esta cuestión hay que transformarla porque desalienta.

“Otras cuestiones de interés serán el aporte individual de los obreros, la necesidad de mayor eficiente, atención al hombre, a los jubilados y enfermos y el fortalecimiento del sindicato en la base para que convoque, una, convenza y resuelva las situaciones.”

– Usted hacía referencia al ejemplo personal, a la responsabilidad, ¿quién es el paradigma de Rogelio?
– “El Che es mi paradigma. Pienso que Ernesto Guevara reunió todas las cualidades de un excelente revolucionario y trabajador consecuente que se entregó a la misión de la Patria y la economía. Su ejemplo tiene que guiar el accionar de las nuevas generaciones y de los trabajadores.

“Fidel lo comentó que sí queríamos un modelo de hombre, que cómo deseábamos que fueron nuestros niños, sin vacilación ninguna, habría que señalar como el Che.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *