Desarrollo turístico en Granma: Un proyecto en coche

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 26 mayo, 2017 |
4
FOTOS/ Luis Carlos Palacios Leyva y Javier Labrada

IndiCuba, uno de esos tantos sitios que en internet promocionan lugares, ciudades y productos del potencial turístico del país, enfatiza cuando se refiere a Granma: “Con su ciudad capital Bayamo y la ciudad portuaria de Manzanillo en el Golfo de Guacanayabo, la Sierra Maestra con su abundante vegetación y una historia con muchos acontecimientos decisivos para Cuba, es un destino muy interesante, poco explotado, pero sin dudas,  uno de los secretos del turismo en Cuba”.

No podríamos precisar cuántas veces hemos leído o escuchado semejante valoración, sin embargo, hasta estos días, no se advierten acciones lo suficientemente atrevidas y reales, que le permitan al territorio mostrar esos infinitos y atractivos secretos.

El turismo, demostrado está, constituye uno de los motores de la economía en las sociedades desarrolladas, y ten las que se encuentran en vías de desarrollo, como es el caso de la Mayor de las Antillas, tanto por su contribución a la generación de riqueza y empleo, como por su efecto de arrastre sobre los otros sectores económicos, lo que le confiere un carácter estratégico de primera magnitud.

De hecho, las estadísticas de los dos últimos años, demuestran un significativo incremento de visitantes al país, de ingresos directos millonarios, y una eficiencia que lo sitúa como su segundo generador de divisas frescas, por lo cual se define el sector entre los más trascendentes dentro de las perspectivas de progreso económico hasta el 2030.

Cuba recibió en el 2016 a cuatro millones de visitantes, un seis por ciento por encima de lo previsto, y exhibió un crecimiento del 13 por ciento en relación con el 2015. En tanto, en el actual 2017, la Isla espera el arribo de 100 mil vacacionistas foráneos más que el año precedente.

Contrario a esa dinámica, hasta cierre de abril, Granma, aunque atendió 68 mil 885 turistas-días extranjeros, un 6,69 por ciento más que los planificados, decreció en cerca de cinco mil con respecto a igual período del 2016. En turistas físicos dejó de recibir en ese lapso alrededor de tres mil, y se reporta en el indicador un decrecimiento de 11,7 por ciento en relación con el anterior calendario.¿Causas?

INOPERANCIA

Para el Máster en Ciencias José Alberto Zayas Pérez, miembro de la comisión de turismo de naturaleza, frenan el avance del sector aquí, carencias en mentalidad, cultura ambiental o capacidad para valorar nuestros atributos, comercialización e inversiones.

Mas, esas razones no son desconocidas, han movido análisis, pero luego no hay decisiones concretas. En ese caso están, las recurrentes debilidades que rondan el complejo Marea del Portillo-Farallón del Caribe, principal polo turístico granmense; la necesidad de redelinear  las ofertas, lograr guías turísticos más preparados, mejorar los espacios públicos circundantes y, sobre todo, los depauperados viales de acceso a las instalaciones y municipios cercanos (algo muy criticado por quienes nos visitan), salen a luz, una y otra vez, sin encontrar soluciones definitivas.

Siempre hemos lamentado que Granma, con su infinito y singular patrimonio natural, histórico y cultural, no es prioridad en el programa inversionista del país, pero hay aspectos  que podemos y tenemos que modificar nosotros mismos, a partir de gestiones y proyectos locales, porque si el turismo hoy es la segunda fuente de ingresos, y en un futuro puede ser la primera, entonces cómo nos desarrollaremos  si no nos involucramos en ese dinamismo.

MÁS QUE SOL Y PLAYA… Y QUE NATURALEZA

No podemos seguir pensando tampoco, en que la responsabilidad del insuficiente arribo está en la pigmentación de nuestras arenas.

Reportes de la Organización Mundial del Turismo vaticinan, desde hace tiempo, una declinación de los destinos de “sol y playa”,  porque son muchos los países con estos recursos y es difícil la diferenciación.

Hay un mayor interés no solo por el turismo de naturaleza, para el cual, repetimos, nos sobran atributos. También nuevos segmentos de turistas arriban a Cuba para explorar las ciudades, conocer su singular cultura, la idiosincrasia y los espacios de vida de su gente.
Oscar Labrada Cruz, secretario de la sección sindical de arrendatarios en divisa de Bayamo (de menos de un centenar de casas en la provincia, 76 están en este municipio), asegura que quienes llegan o pasan de tránsito por la ciudad, y se hospedan en las casas de renta, solo necesitan hora y media para recorrer su Centro Histórico Urbano, por la falta de ofertas tentadoras.

Si arriban en horas de la tarde, agrega, sus expectativas son menos satisfechas, porque muchos lugares de interés, como los museos, recintos de historia local y nacional, cierran sus puertas al filo de la tarde. A eso se suma, lo que todos conocemos:  Bayamo es una ciudad que duerme temprano.

“Ellos buscan temperaturas altas, quieren ver movimiento, pero nuestras unidades, climatizadas, son lugares cerrados, y no abiertos como ellos quieren”, dice al trasladar las inquietudes de los visitantes.

De ahí se entiende que el descenso en los arribos experimentados por Granma hoy están localizados en el turismo de circuito, en la cadena Islazul, porque parece que, dentro de las rutas organizadas por empresas turísticas especializadas, somos menos tenidos en cuenta.

Para Irela Cedeño Vargas, subdelegada de Turismo en Granma, y Alena Verdecia Rosales, especialista comercial de la entidad, todo pasa por la falta de integración, pues el desarrollo turístico no solo concierne a su organismo, sino también a todos y cada uno de los factores de una demarcación, incluidos entidades, instituciones e incluso  sus pobladores. “Se ha hablado de muchas propuestas, pero no se concretan”, explican.

Se refieren a un ocio club, un foto club, un centro recreativo integral, una sala expositiva del coche (con ventas de suvenires), un parqueo de ómnibus, nuevos hostales…y otras tantas que se prevén instalar en edificaciones del Centro Histórico Urbano bayamés, hoy ocupadas por entidades estatales, y aunque se ha aprobado el cambio de uso, no se ejecuta.

Tenemos que comprender la creciente demanda de las ciudades patrimoniales, del turismo urbano y cultural, lo cual ha llevado a muchas ciudades a impulsar estrategias de recuperación de su capital urbano de cara a ese interés.

Tales categorías presuponen la ampliación y diversificación de las prácticas culturales, gastronomía, música, bailes, venta de productos, oferta de comidas tradicionales, y otra infinidad de ideas a desarrollar en un programa, entre cuyos gestores de cambio  sean incluidos los cuentapropistas, y el cual debe ser altamente distintivo, de excelencia, con características específicas, estrategias selectivas de gestión, promoción y comercialización.

En Bayamo, sexta ciudad más poblada de Cuba, su rica arquitectura colonial quedó destruida tras el incendio glorioso, pero quedan estructuras recuperables.

Es esencial que el turismo se erija no solo en herramienta de desarrollo socioeconómico, sino además, en instrumento para la recuperación y conservación del patrimonio.

Con el anterior propósito, en algunas de las ciudades patrimoniales cubanas se han instaurado oficinas de conservación, que toman como ejemplo la Oficina del Historiador de La Habana Vieja. Se han establecido  en Trinidad, Camagüey, Santiago de Cuba,  Cienfuegos, en fin, en la mayor parte de las primeras villas, excepto Sancti Espíritus y Bayamo.

En ello también debemos accionar, pues estas oficinas, subordinadas a los Consejos de la Administración Municipal, constituyen entidades jurídicas con facultad para preservar la memoria material y espiritual de la ciudad como expresión de la historia nacional; formular y hacer cumplir los objetivos, estrategias, y planes dirigidos a la conservación, preservación cultural, arquitectónica y espiritual del Centro Histórico; fiscalizar las actividades de conservación que llevan a cabo otras entidades; formalizar convenios con los organismos y entidades situados en la zona priorizada, y recibir y utilizar donaciones.

Analizado de esa manera, Bayamo puede convertirse en portón hacia los diversos atributos vírgenes o poco explotados del resto de las localidades granmenses, pero el programa de desarrollo del sector en la provincia no puede seguir al ritmo de un coche tirado por caballos, tiene que ser, efectivamente, locomotora, motor impulsor de la economía y de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Después de una visita por el polo turístico mis expectativas quedaron muy por debajo de lo esperado, aunque para mi sorpresa las visiones suelen ser diferentes, lo cual es importante entender.
    Le pregunté a un turista alemán que le gustaría encontrar en el turismo de Granma y fue preciso en su evaluación, un turismo de naturaleza con muchos lugares como oferta, pero con una baja carga en alojamiento para no dañar el medio ambiente y antropizar el espacio físico lo menos posible. Me confiesa que vino expresamente a este lugar por su oferta, si quisiera ir a Varadero lo hubiera hecho. Me habla que estuvo en Costa Rita, uno de los paraísos del turismo de naturaleza en la región, y como la principal industria del ocio empieza en las escuelas primarias preparando a la población y a los futuros trabajadores del turismo en el cuidado del medio ambiente. Coincido con él plenamente.
    Las motivaciones del recorrido me hicieron pensar en término de estrategia y de mis apuntes de viaje leo: necesitamos un cambio de mentalidad en la vocación del turismo en la provincia. Implementar una buena estrategia de comercialización con todos los segmentos del producto turístico. La actividad demanda un proceso profundo de reorganización interna. Requerimos contar con las inversiones y el equipamiento mínimo para su mejor desenvolvimiento. Abandonar la visión sectorial y enfocar el turismo como un esfuerzo colectivo en que todos estemos involucrados desde el arribo del turista al aeropuerto, su traslado, el espacio físico por donde transita, el alojamiento, las ofertas que disponen, la comunidad y su gente.

  2. Como vamos en coche y en eso coincido, todos nuestros vecinos se han ido a velocidad supersónica y nos hemos quedados parados en el tiempo. La geografía de Granma es superior a otras de territorios cercanos en cuanto a atractivos físicos e históricos. ¿ cuál es entonces la causa real de que las intenciones de turistas y visitantes no sea regresar? Los responsables somos los que estamos aquí, mientras creamos que los turistas no van a Marea por el estado de la carretera, estamos equivocados y tendríamos que preguntarnos entonces por qué van a Covarrubias si tiene el mismo problema con sus viales. Un día tendremos carretera nueva y tampoco van a venir si no vamos a los detalles de servicios y ofertas. Los viales internos de Baracoa están mas malos que los de Marea y todos quieren ir allí.
    La cadena extrahotelera Palmares no existe en Granma, sus ofertas e instalaciones dan verguenza y tienen el peor servicio de Cuba, ver como funciona en Santiago, Las Tunas, Holguín y Camaguey hace la diferencia. No culpemos a nadie y apliquemos el concepto Revolución __ emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos __. Con las potencialidades del MINAL y la Agricultura de Granma hay balas suficientes para ir al al combate. Falta menos discursos y se necesitan más intenciones.

  3. Basta de soñar, señores. Esta provincia no es un arcoiris de colores como algunos quieren llamarla; es un verdadero Frankestein hecho a la fuerza. Mientras todo no cambie, incluyendo el pueblucho que es su capital, mientras no cambie la mentalidad de muchos tracatanes que no saben dirigir, sino hundir en el atraso, no se puede pensar en verdadero turismo.

  4. Si Granma y específicamente Bayamo, trazada una estrategia, para comercializar el rodeo, sería espectacular, pues mirando a más distancia pudiera ser el puente con todos los circuitos de Texas y el centro de EUA que no cuentan con grandes playas pero la ganadería y toda esa industria mueve millones, además de México y Argentina. Además garantizaría la comida de los polos Holguín y Santiago, pues no puede competir ni en población ni en cuanto a playas y daría una oferta diferencial.