Despejar una variable

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 8 septiembre, 2016 |
0
FOTO/Rafael Martínez Arias
FOTO / Rafael Martínez Arias

Contar con el personal docente necesario para cubrir sus necesidades e incluso apoyar con varios centenares de ellos a otras provincias, fue durante años una de las fortalezas del sector educacional en la provincia de Granma, sudeste de Cuba.

Esa columna en la cual descansan en gran medida, entre otros, los sistemáticos éxitos de la localidad en promoción en todos los tipos y niveles de enseñanza, en  concursos y olimpiadas de conocimientos nacionales, regionales y mundiales, comienza a resquebrajarse.

Para completar la cantidad de educadores requeridos para el inicio y desarrollo en este territorio oriental del curso escolar 2016-2017,  se hizo necesaria la creación de un contingente provincial con 120 integrantes, quienes laborarán en Bayamo, municipio con la situación más compleja en ese sentido.

Otras alternativas proyectadas son contratar 66 estudiantes de la Universidad de Granma y 50 especialistas de la producción y los servicios,  para asignaturas técnicas impartidas en la Enseñanza Técnica y Profesional.

Ninguna de esas tres variantes son nuevas y la última en particular motiva a este redactor,  a recordar el contingente de maestros primarios Sierra Maestra, creado en 1981 para garantizar una enseñanza con calidad en las escuelas de la zona montañosa granmense, y el Carlos Manuel de Céspedes, fundado años más tarde,  que tuvo su escenario en  el conjunto de secundarias básicas y preuniversitarios en el campo de Veguita, en el municipio de Yara.

El éxodo de educadores granmeses durante los dos últimos meses fue de 260, de los cuales 110 causaron baja de manera definitiva del sector.

Entre las causas de la emigración, se mencionan bajos salarios respecto al costo de la vida, escasez de transporte y alto precio del pasaje en los vehículos particulares, en el caso de quienes deben viajar para ir a dar clases, y considerar cada día más difícil lograr un adecuado comportamiento de los alumnos adolescentes y jóvenes.

A la par con las medidas inmediatas para garantizar la cobertura docente necesaria, se impone realizar  por aquellos a quienes corresponde hacerlo, con adecuada estrategia y visión de futuro, el trabajo de formación vocacional en los palacios de pioneros y otras instalaciones en que se lleva a cabo.

Los docentes, dialogar con los padres de sus alumnos que manifiestan interés por hacerse maestros, para que los estimulen y apoyen, pues los hay que hacen lo contrario, pues quieren que sus vástagos sean médicos o estomatólogos, por el atractivo de las profesiones y posibilidad de cumplir, poco después de graduados, misiones en el exterior que reportan experiencia e ingresos monetarios.

Para estudiar medicina, ingeniería, derecho, es necesario vencer primero la enseñanza general, la cual necesita maestros y profesores.

Aunque aún es pequeño, la manifestación de déficit en la cobertura docente en Granma, es una señal de alerta a la cual debe prestársele la debida atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *