Destacan resultados de empresa genética de Granma

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 15 noviembre, 2018 |
0
FOTO Luis Carlos Palacios

Los resultados productivos y económicos de la empresa genética y cría Manuel Fajardo de Jiguaní resaltan  entre las diez entidades de su tipo en el país pertenecientes al Ministerio de la Agricultura, ubicándola a la vanguardia entre sus similares.

El doctor en medicina veterinaria Edgardo Benítez Figueredo, director de la empresa, lo dice sin vanidad, pero con gran orgullo durante una visita al centro de cerca de 200 personas participantes del evento Tecnogest 2018 que se desarrolla en Bayamo por estos días.

Investigadores agropecuarios, profesores de ocho universidades del país y de centros de investigación agrícola de 10 provincias, pudieron constatar algunos resultados al recorrer la  unidad empresarial de base (UEB) San José, reconocida en el archipiélago como la cuna del charolais cubano, genotipo descendiente del charolais francés, introducido desde 1902, convirtiéndose la isla en uno de los primeros países latinoamericanos en contar con dicha raza.

La raza charolaise cubana se  caracteriza por su fortaleza al clima y las enfermedades tropicales, alto rendimiento cárnico y buen comportamiento durante los partos, aunque tienen el  pelaje más grueso y menos abundante que su antecesor francés.

Los que representarán a la empresa en la Feria Internacional Granma 2018 ya están en su recinto recibiendo otras atenciones previas al traslado para el certamen que comenzará este  sábado en Bayamo.

FOTO Luis Carlos Palacios

La  masa ganadera de  cinco mil 700 cabezas de ganado vacuno hembra, de ellas, registradas por la comisión nacional, más de tres mil 300 como animales puros de las razas charolais, cebú, siboney y los criollos, le permite a la empresa cumplir con los compromisos de entrega de leche a la industria láctea local y de carne al sector turístico.

FOTO Luis Carlos Palacios

Desde hace varios años la genética Manuel Fajardo  desde la UEB San José surte de carne de primera a los polos turísticos de Holguín y Ciego de Ávila, incluidos  dos hoteles de categoría cinco estrellas, lo que constituye  un gran reto para los trabajadores de la ganadería y de la mini industria, pues es necesario mejorar la tecnología de esta y son muchos los requisitos que han de tenerse en cuenta desde la edad y salud del animal, y cómo se  porciona. La venta al turismo rinde grandes dividendos para la empresa, pues la tonelada de carne se comercializa a más de tres mil CUC.

Entre los resultados más sobresalientes de la empresa genética ganadera granmense se encuentra la aplicación de la ciencia en función de la reproducción animal, con solo  ocho sementales impulsan el  desarrollo ganadero sostenible empleando la inseminación artificial y la técnica de transferencia de embriones para lo que disponen de un  laboratorio equipado, con el que garantizan la reproducción y obtención de ejemplares genéticamente puros.

Los logros obtenidos no detienen a los más de mil trabajadores, cuyos salarios oscilan entre 800 y mil pesos. Para diciembre próximo se proponen certificar como de raza pura 26 animales, entre ellos nuevos sementales, aunque ya el plan de entrega de estos últimos se cumplió.

Otros renglones también se cumplen y sobrecumplen con respecto al plan trazado para el año 2018, cuando apenas falta un mes y medio para concluir el año. La empresa cumple al 114 por ciento con las ventas netas,  al 106 por ciento las utilidades, al 110   el salario medio y la productividad. La producción de leche y su aporte a la industria se comporta al 103 por ciento y tres puntos porcentuales más alcanzaron hasta la fecha los  dos 206 nuevos bovinos.

El uso de energías limpias o renovables también es prioridad en la genética Manuel Fajardo de Jiguaní que dispone de paneles solares para satisfacer la demanda de las granjas, así como 40 molinos de vientos y 20 bombas fotovoltaicas que en su conjunto aseguran  el bombeo de agua, una de las aristas medulares para la cría vacuna.

La siembra de plantas proteicas, el acuartonamiento y las delimitaciones de los potreros son otras aplicaciones de investigaciones que repercuten positivamente en el aumento de peso de la masa ganadera.

El manejo de los residuales y el cuidado al medio ambiente, no son aristas descuidadas, y esperan  recibir pronto la certificación del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente, en la mini industria, los talleres de mecánica y transporte y la planta de fregado. Así como realizan el tratamiento del estiércol aprovechándolo para abonar los terrenos dedicados a pastos, además de trabajar en la certificación de la inocuidad de los alimentos.

La empresa tiene la contabilidad certificada y asegura disfrutar de salud financiera, refiere con mayor orgullo el doctor Benítez Figueredo, una  garantía de beneficio y alegría para los empleados de la empresa genética jiguanicera, orgullo de los hijos de Granma.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *