Develan estatuas de Oliver Tambo y Fidel Castro en Sudáfrica

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 25 octubre, 2017 |
1
Pretoria, – Estatuas de Oliver Tambo, uno de los principales padres fundadores de la liberación de Sudáfrica y la democracia constitucional, y del líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro, fueron develadas hoy en la provincia sudafricana de Estado Libre.

El primer ministro de esa provincia, Ace Magashule, otras personalidades de esa región y el consejero comercial de la Embajada de Cuba en Sudáfrica, Pedro Arteaga, participaron en esta ceremonia.

Sudafricanos que cursaron estudios en Cuba, junto colaboradores de esa nación caribeña que prestan sus servicios en Estado Libre también se encontraban presentes.

La ceremonia culminó con un acto cultural donde se interpretaron canciones como Cuba, que linda es Cuba y la tradicional Guantanamera.

Este acto coincide con los homenajes que se realizan en Sudáfrica por el centenario de Tambo, promotor de la campaña de desobediencia civil que vio un vuelco a la lucha del Congreso Nacional Africano contra el régimen del apartheid en la década de 1940, y los tributos al líder cubano en ocasión del primer aniversario de su fallecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Bonito gesto, los pueblos africanos agradecen la ayuda desinteresada brindada por Cuba. En Namibia tuve la oportunidad de ver una señalética con el nombre de Fidel en una importante avenida, de su capital Windhoek, que me produjo una fuerte impresión, recuerdo que escribí unas líneas en el Blog de la brigada de los colaboradores del MICONS y del IPF que trabajamos en ese hermano país donde expresaba, ¨…para un cubano representa un raro sentimiento poder contemplar el nombre del líder histórico de la Revolución cubana. Algo totalmente inusual en nuestro país, donde se comprende el valor relativo del papel de las personalidades en la historia y es principio Martiano, expresado reiteradamente por Fidel, de que “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”.