Develan placas en sitios históricos

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 18 octubre, 2016 |
0
Sara Blanco Pérez y Manuel Álvarez Vázquez develan una de las placas acreditativas/FOTO Luis Carlos Palacios
Sara Blanco Pérez y Manuel Álvarez Vázquez develan una de las placas acreditativas/FOTO Luis Carlos Palacios

Tres sitios enclavados en áreas de la Plaza de la Revolución de Bayamo exhiben desde hoy la placa que los acredita como monumentos históricos.Hermosas losas de mármol reconocen a la capital granmense como Ciudad Monumento Nacional y señalan los lugares donde estuvieron enclavados el antiguo teatro de la legendaria urbe y la Sociedad Filarmónica.

La iniciativa de señalizarlos surgió de la Comisión provincial de Monumentos en atención a la riqueza histórica que estos sitios aportan a Bayamo, y con el objetivo de alentar una ética de conservación consecuente y reflexiva hacia los lugares sagrados de nuestra Patria.

En la develación participaron Sara Blanco Pérez, jefa del departamento ideológico del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba, Manuel Álvarez Vázquez, director provincial de Cultura, y asistentes a la XXII edición de la Fiesta de la Cubanía.

Bayamo desde el 2 de enero de 1936 es Ciudad Monumento Nacional por ser el primer territorio tomado por los insurrectos y la primera sede del Gobierno de la República en Armas.

Ostenta el mérito de ser el lugar donde se compuso y escuchó nuestro Himno Nacional y donde por vez primera los moradores prendieron fuego a su villa antes que rendirla al enemigo.

El Teatro de Bayamo fue inaugurado el 25 de junio de 1849 por el alcalde ordinario primero Francisco Vicente Aguilera Tamayo, y en esa institución se disfrutaron valiosas obras que contribuyeron al desarrollo cultural e intelectual de la urbe .

La Sociedad Filarmónica se fundó en 1839 y estuvo enriqueciendo el panorama artístico bayamés hasta 1869. Sus miembros se consagraron con empeño al cultivo de las letras, la música, el teatro, la danza y a impulsar el buen comportamiento ciudadano y el estudio de las causas de los males sociales.

La Sociedad Filarmónica se convirtió en un centro de formación patriótica, de repudio al despotismo imperante y en lugar para expresar -mediante las diversas manifestaciones culturales- los sentimientos, aspiraciones y planes para eliminar el sistema colonial español.

Entre sus distinguidos integrantes se encontraban Carlos Manuel de Céspedes, José Fornaris, Francisco Maceo Osorio, José Joaquín Palma, Pedro Figueredo, José María Izaguirre, Lucas y Francisco del Castillo, Francisco Vicente Aguilera y otros destacados próceres.

Estos nuevos sitios contribuyen a conservar la memoria histórica, que no es solo un deber sino una necesidad de los pueblos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *