Día del trabajador farmacéutico: agazajo y reto en Granma

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 26 octubre, 2020 |
0

 

Yasel Estrada, director de Farmag muestra los productos resultantes del encadenamiento productivo con Medilip. Foto Rafael Martínez Arias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ganar por vez primera la sede del acto nacional por el Día del Trabajador Farmacéutico, a conmemorarse el próximo 22 de noviembre, en homenaje al aniversario del natalicio de Antonio Guiteras Holmes, uno de los primeros profesionales del ramo en Cuba, deviene agasajo y reto para quienes desde ese frente en la provincia de Granma defienden las banderas de la Revolución.

El Licenciado en Administración y Economía de la Salud Yasel Estrada Gata, director general de la Empresa de Farmacias y Ópticas de Granma, Farmag, nombre corporativo aprobado recientemente, declara a este órgano de prensa que tal decisión obedece a los resultados obtenidos de forma acumulada en el cumplimiento de las producciones desde 2018, principalmente de medicamentos naturales, lo cual se logra en volúmenes de producción y no de surtido, por la falta de materia prima.

“Desde noviembre de 2019 –asegura- cuando se informó la sede del acto nacional de este año, iniciamos un proceso de cambio de imagen de los productos, teniendo en cuenta que todos los frascos que recibe la empresa son importados de la China, por ello buscamos alternativas, entonces, participamos en la Feria Expo Cuba, e hicimos un encadenamiento con la Industria Militar industrial.

“Solicitamos para 2019-2020 la cantidad de frascos que necesitábamos para nuestros productos y decidimos imprimirle un nuevo sello, principalmente la tan demandada Muralla, y los diferentes tipos de champús y cremas, que ahora se comercializan en potes de 260 gramos (antes eran de 60 gramos) con una etiqueta diferente.

“Comenzamos también la remodelación y reordenamiento de las farmacias, y en 2019 reparamos 16 unidades, algunas de forma capital, otros fueron mantenimientos menores, principalmente en Bartolomé Masó en la montaña, en sitios como La Sierrita, Santo Domingo y Providencia, y les dimos una nueva imagen a nuestra instituciones”.

Yasel explica que la celebración nacional por la efeméride estará precedida por una jornada (del 19 al 23 de noviembre), en la que se prevén varias actividades, en tanto, el acto se realizará el día 22 en Bayamo, en horas de la mañana.

El joven directivo asegura que sin los trabajadores de la producción de medicamentos naturales no hubiera sido posible para la empresa en el territorio granmense salir adelante y cumplir los indicadores previstos.

Define como “el otro puntillazo” para obtener la sede, el encadenamiento productivo con el Laboratorio Farmacéutico de Líquidos Orales Medilip, de Bayamo, cuyos positivos resultados ya se constatan, pues en solo ocho meses con productos naturales como champús, detergente clorado, jarabes, gel antibacteriano, alcohol glicerinado…, ya la empresa tiene un nivel de ganancia por encima de 1,7 millones de pesos, supliendo así el atraso con las ventas de los medicamentos industriales.

“El encadenamiento, es decir, las primeras conversaciones y el proceso de contratación –dice- surgió en septiembre del año pasado, por la situación energética que enfrentaba el país, y en diciembre de 2019 salieron los primeros frascos con goteros de Hipoclorito de sodio al 1 por ciento.

“Los productos resultantes de ese encadenamiento productivo tienen gran aceptación por la población, y se garantiza que se hagan de forma industrial y no manualmente como antes, lo cual les asegura mayor inocuidad, calidad, presentación y durabilidad.

“Iniciamos con jarabes de Caña santa, de Orégano, de Eucalipto y de Sábila, en febrero se hicieron los primeros lotes; nosotros suministramos los principios activos que salen del esfuerzos de los trabajadores de los centros productores (Bartolomé Masó, Bayamo, Manzanillo, Media Luna, y Guisa), y Medilip concluye la producción, pone el frasco, completa el agua y todo lo demás que lleva.

“Es factible aclarar a la población que los primeros jarabes tienen un precio diferenciado, este del encadenamiento cuesta un poco más, pues está libre de subsidio, por lo cual ya no somos una carga para el Estado.

“Nos satisface que dimos respuesta a la tarea solicitada de buscar alternativas para suplir en la población productos deficitarios, y ya hoy la totalidad de los núcleos de la provincia recibieron el gel dental producto del encadenamiento, en variante natural, y en el caso del champú no se ha concluido, por falta de materia prima, pero laboramos en ello. El champú tiene diferentes presentaciones, majagua, aloe, manzanilla y miel. Le compramos a la Agricultura la masa vegetal y le extraemos los principios activos.

“En el futuro próximo, en el año 2021, comercializaremos los jarabes de romerillo y orégano con romerillo, y la muralla (producto de alta demanda), porque ahora lo hacemos en frascos de un litro a 18 pesos, cuando se haga el encadenamiento los frascos serán de 120 ó 140 mililitros, con venta a un menor precio. Tenemos perspectivas de producir champú sin sal.

“Ya comenzamos a encadenarnos con la Universidad de Granma y la de Ciencias Médicas, para poder elevar así el nivel científico de nuestros productores.

“Un amplio camino de desafíos tenemos por delante, y lo transitaremos con la convicción de aportar cada vez más a la economía del país y de prestar un mejor servicio al pueblo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *