Días junto a Fidel como reliquias con vida

Share Button
Por Yasel Toledo Garnache | 28 noviembre, 2016 |
0
Fidel en el acto de inauguración de la Academia de artes plásticas Carlos Enríquez, en Manzanillo . Foto Luis Carlos Palacios.
Fidel en el acto de inauguración de la Academia de artes plásticas Carlos Enríquez, en Manzanillo / Foto Luis Carlos Palacios.

Aquellos días permanecen, como reliquias con vida, en la memoria de quienes vieron al Héroe del Moncada, del Granma y de la Sierra Maestra, al Líder histórico, al hombre de figura larga y mente infinita que hablaba por la radio y ante cámaras de televisión, al amigo, al padre… a Fidel.

Ese Gigante  dejó de respirar, pero siempre estará entre nosotros, en el corazón de su pueblo, en la América toda, por esa gran impronta que deja tras de sí.

Transcurría el año 2002, la suroriental provincia de Granma, como toda Cuba, era creación y oportunidades. Del 28 al 30 de marzo, él compartió con los hijos de esta tierra la inauguración de cuatro importantes programas de la Revolución: los cursos de superación integral para jóvenes, las academias de artes plásticas, el de salas de televisión en barrios no electrificados y la introducción de la Computación en la Enseñanza Primaria.

Además, su voz de seguridad y estímulo, retumbó en la Tribuna abierta, efectuada en Buey Arriba, para recorrer otra vez las montañas, pero en esa ocasión, con una brisa suave y la satisfacción de haber logrado sueños, por los que guió y disparó, cerca de allí.

Cuentan que andaba de verdeolivo, barbudo y con los ojos llenos de luz. Estrechaba las manos y regalaba abrazos, en especial a los niños.

FIDEL EN MANZANILLO

La Ciudad del Golfo del Guacanayabo lo acogió el jueves 28. Poco después de las 3:00 de la tarde participó en la apertura oficial de la Academia de artes plásticas Carlos Enríquez (1900-1957), con la presencia de Alberto Lezcay, Roberto Fabelo, Alexis Leyva (Kcho) y otros importantes creadores del país.

Páginas de La Demajagua, correspondientes al 31 de marzo del 2002, reflejan que recorrió la instalación y realizó una caricatura a Kcho.

Julio Oduardo Castañeda, uno de los impulsores del proyecto, declaró al periodista Roberto Mesa Matos que la tarde fue conmovedora: “Tener cerca al Comandante en Jefe y escuchar sus reflexiones sobre el ámbito artístico resultó alentador. Comenzamos con 20 estudiantes: 10 de Manzanillo e igual cantidad de Bayamo, en las especialidades de pintura, escultura y grabado, con talleres opcionales”.

Añadió que la iniciativa favoreció el renacimiento de las artes plásticas en Granma y, particularmente, en su municipio. “Varios de nuestros egresados continuaron la formación en el Instituto Superior de Arte. Mi estancia allí fue una experiencia maravillosa que guardo como uno de los momentos más gratos en mi carrera de más de 30 años”, manifestó.

El Comandante y sus acompañantes siguieron hacia la Plaza Celia Sánchez Manduley: “Estamos cultivando conocimiento, cultura y ciencia”, aseguró esa tarde-noche de tanto brillo. Y muchos sonreían por la satisfacción a lo largo de la provincia, incluidos los 12 mil 340 jóvenes que recibían otra oportunidad en las aulas, para graduarse de la Enseñanza Media Superior y acceder a la Universidad, gracias a la nueva iniciativa del Gobierno revolucionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *