Director del Guiñol nacional aboga por la perpetuidad de Filtro de Campaña

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 15 julio, 2016 |
0
FOTO Rafael Martínez Arias
FOTO  / Rafael Martínez Arias

“Filtro de campaña hay que hacerlo como sea”, sentenció Armando Morales, fundador y director del Teatro Nacional de Guiñol, durante la tercera edición de Filtro de campaña, que culminó este jueves en Bayamo.

“No estamos en la bonanza. La crisis económica que está afrontando el país está pesando en la psiquis, desde el punto de vista espiritual y mental, pesa en una actitud humana y social, pese a eso, el evento tiene que seguir. La única forma de desarrollo es el movimiento. ¿De dónde nos vamos a nutrir si no confrontamos?”, cuestionó Armando Morales.

“Si bien las obras presentadas, resultan insuficientes para palpar todas las manifestaciones del teatro granmense, y lo visto, como toda puesta teatral siempre puede ser mucho más rico, es válido en el sentido de que hay vida e interés por parte de quienes trabajan para niños y adultos”, expresó Morales, una de las principales figuras de la especialidad en el teatro cubano contemporáneo.

El prestigioso diseñador, al referirse a la calidad de las obras presentadas, opinó: “El teatro que hemos visto es referente de la calidad de los servicios que se le prestan a la población: deficiente, no tienen la calidad óptima.

“El muñeco, por ejemplo, tiene que estar bien caracterizado, moverse desde el interior, de su propia naturaleza. Siempre digo que el mejor titiritero es el que no se ve, y no tiene que estar detrás del retablo, puede estar al lado del títere, pero la fuerza de la acción y el trabajo con el muñeco está tan personalizado y protagoniza tanto el suceso escénico, que el actor se diluye.

“El teatro no es información. No es de crear una metodología funcional y educativa. El teatro educa desde la teatralidad, no es ilustración, bla bla blá ni teque.”

Al valorar el trabajo del Proyecto libre, de la Ciudad Monumento, expresó: “Es un proyecto libre que está muy bien y hay que defenderlo en su independencia y en su trabajo, que me parece muy hermoso.

“Cada puesta va mejorando y armonizándose, hay más coherencia en el recurso del teatro de títeres.”

Entre sus sugerencias, destacan el saber escuchar las pequeñas observaciones que pueda emitir una madre, un niño, no necesariamente un especialista.

“Cuando el niño no está agarrado a lo que está sucediendo en el escenario, ahí hay un problema. Si verdaderamente hay una acción dramática poderosa y con personajes bien dibujados el niño se queda paralizado.”

Aunque desde el punto de vista organizativo la tercera edición de Filtro de campaña no contó con las más felices experiencias, pues el consejo provincial de la artes escénicas no previó con anticipación un local con mejores condiciones para hospedar a los visitantes, ello no melló en modo alguno la voluntad de los especialistas de volver a aventurarse a otra cita, pues consideran que sobre todo, el teatro tiene que existir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *