Distinguen a instituciones y trabajadores del Turismo en Granma

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 5 marzo, 2016 |
0
Honran a los mejores /FOTO Luis Carlos Palacios
Honran a los mejores /F OTO Luis Carlos Palacios

La empresa Islazul, perteneciente al Ministerio del Turismo recibió reconocimientos este viernes por ser la más destacada de su tipo en el país antillano debido a los altos índices de eficiencia, calidad de los servicios y usar con eficiencia los recursos materiales económicos y humanos.

Asimismo fueron distinguidos los colectivos de los hoteles bayameses Sierra Maestra y Royalton, el primero además de los aspectos reseñados sobresalió como cumplidor en Mi aporte a La Patria y en la donación de divisas para la lucha contra el cáncer.

Sobresalen individualmente en esa contribución Catalina Naranjo, Magdalena Mendoza y Mirza Guisado de esta emblemática instalación de Granma.

El “Royalton”, perteneciente a la cadena Encanto, fue galardonado por recibir por segundo año consecutivo la condición de Líder de la calidad.

A logro de mayor eficiencia, calidad, profesionalidad y usar con eficiencia los recursos materiales económicos y humanos fueron convocados todos los trabajadores del turismo en la región por Ramón Cereijo, delegado del Ministro del ramo en Granma.

La jornada por el Día del trabajador del Turismo cerró en Granma este viernes con un acto político cultural en el hotel Sierra Maestra de Bayamo, precisamente en el aniversario 87 del natalicio de Elpidio Casimiro Sosa González, mártir del sector nacido en Sagua la Grande en 1929.

Establecido en La Habana hacia 1950, enseguida contacta con miembros de la juventud ortodoxa, entre los que se encuentran Fidel Castro, Abel Santamaría , Calixto García, Jesús Montané y otros jóvenes que luego integrarían la generación del Centenario.

Cuando finalizaba la fase organizativa del asalto al Cuartel Moncada agudiza la falta de dinero y Elpidio desarrolla una acción de desprendimiento total que lo distinguió. Se dirige al propietario del “Bar Oriente” de San Miguel y Consulado, donde trabajaba como dependiente gastronómico, y le propone la venta de su plaza por 300 pesos, dinero que aportó a la causa revolucionaria. Este gesto fue reconocido por Fidel Castro Ruz, en su alegato de autodefensa “La Historia me Absolverá”.

Con solo 24 años, Elpidio Sosa cae combatiendo en los muros del Cuartel Moncada. Cuentan que siempre le gustaba decir: “Yo soy un hombre que quiere luchar; yo quiero participar en la historia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *