El Doctor Obilagilio ya está en casa (+ audio)

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 14 julio, 2020 |
0
El joven médico junto a su esposa e hijas.

En la calle 12 del reparto Siboney, de Bayamo, Granma, los aplausos fueron más temprano y más fuertes en el aterdecer de este lunes 13 de julio, pues uno de sus moradores, el Doctor Obilagilio Mendoza, especialista en Medicina Interna del hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, regresó a la Patria, satisfecho por el deber cumplido.

Durante tres meses, él, junto a una treintena de colegas cubanos permaneció en el Principado de Andorra para enfrentar cara a cara la terrible pandemia que tantas vidas ha cobrado en el mundo.

Visiblemente emocionado, el único granmense integrante de la Brigada Henry Reeve en ese estado europeo, mostró su más profundo agradecimiento a vecinos, colegas y directivos de Salud Pública que concurrieron al frente de su vivienda para darle el caluroso recibimiento.

El abrazo familiar, a su esposa y dos hijas resultó momento impactante en el que los ojos se humedecieron y el corazón palpitó aceleradamente.

Aunque agotado por las horas de viaje aceptó intercambiar con la prensa allí presente y aseguró:

“Cuando me hicieron la propuesta de partir acepté sin reparos y aunque mi esposa se quedaba sola con las dos niños, una de solo un mes de nacida y ya estábamos en pandemia, tuve su apoyo incondicional.

“Tuvimos que integrarnos a un sistema de salud de alto nivel y diferente al nuestro, pus el manejo de los pacientes era todo digital, y debíamos dominar distintos programa informáticos.

“Posteriormente sí nos integramos a la sala de atención a la COVID-19, en el hospital se creó el área de terapia intensiva y el área de Medicina Interna, pero ello no daba abasto, y se estableció otro centro sanitario para pacientes con esta patología.

“Comenzamos a trabajar como lo hacemos en todo momento, siempre con la premisa de mantenernos sanos para cumplir nuestra misión; los protocolos de bioseguridad eran muy rigurosos, y el apoyo entre nosotros en la brigada fue importante, ayudándonos para cuidarnos.

“Tuvimos la suerte de contar con tres colaboradores de la Brigada Henry Reeve que habían enfrentado el Ébola en 2014, y nos fueron de mucha utilidad, transmitiéndonos sus experiencias. Gracia a eso pudimos ayudar al país andorrano a erradicar la Covid-19, el día antes de salir para acá ya no había casos nuevos, se le había dado el alto al último paciente ingresado y los índices disminuyeron considerablemente.

“Al regreso a la Patria recibimos muchas muestras de solidaridad y apoyo, la población de manera espontánea cuando nos trasladábamos al centro de aislamiento nos recibió eufórica, aún bajo lluvia, fue impactante y emocionante. Pasamos nuestros 14 días de cuarentena cumpliendo con los protocolos establecidos, y por suerte nadie vino enfermo, terminamos sin contagio ninguno.

Foto Luis Carlos Palacios Leyva.

“Estamos listos para seguir cumpliendo con las misiones que se nos encomienden sea dentro o fuera del país, el nuevo coronavirus está prácticamente controlado en Cuba, pero no erradicado, y ahora debemos extremar las medidas de bioseguridad, estamos enfrentando una guerra que al inicio y a la retirada es cuando más vulnerable uno queda, ahora hay que extremar la protección del personal médico y población”.

El Doctor Obilagilio Mendoza desea hacer público su agradecimiento al pueblo granmense, a sus vecinos, y a su CDR, que mostraron júbilo por su llegada, aunque, asegura “solo hice lo que me correspondía y hubiera hecho igual o tal vez mejor que yo cualquier otro compañero mío”.

Dice ser un hombre fuerte, pero “prácticamente me quebré al ver a la nena pequeñita, a mi otra hija a mi esposa, pues el vínculo afectivo es muy grande. Ya yo había cumplido cuatro años de misión en Venezuela, pero no tenía esta familia, y estos meses resultaron una eternidad, fueron difíciles en todos los sentidos, en el ámbito profesional, familiar y personal.

“Gracias a Dios todo salió bien y estamos aquí”, concluye.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *