Dolor de Madre

Share Button
Por Geidis Arias Peña | 21 marzo, 2017 |
3
FOTO/ Geidis Arias Peña

De repente, comenzó a perder líquido, sintió un dolor en su vientre casi insoportable y cada instante contracciones  más fuertes, que le tomaron por sorpresa al tener solo 32 semanas de embarazo. Los especialistas advirtieron que se avecinaban riesgos. La cesárea era inminente.

“Son unos simples piquetazos, pensé que era más difícil”, define uno de los estudiantes de Medicina, después de salir del salón de parto, al tiempo que otro repone seriamente: “Aunque es más breve este proceso de nacimiento, no resulta lo mejor. Constituye una intervención quirúrgica llena de complicaciones”.

El análisis se aviva entre los jóvenes en el servicio de Ginecobstetricia del Hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, donde la paciente se recupera con la nostalgia de no mimar a su segundo bebé, quien permanece en la Sala de prematuro por dificultades respiratorias.

COMPLICACIONES

Una de las causas más comunes de la cesárea es el aumento de distress respiratorio en el niño, “porque cuando no nace por vía natural no comprime bien los pulmones, los líquidos no salen, aunque aspiren al bebé”, refirió la doctora Grisel Liliana Díaz Juan, especialista en Ginecobstetricia.

Mientras “las complicaciones de la madre están asociadas a un paro cardiorrespiratorio, hemorragias, que pueden llegar a una histerectomía obstétrica, además, se exponen a una sepsis¨, especificó la también jefa de la 2N de cesárea.

Justo allí encontré adolorida y con dos puntos de la herida infectados, a la bayamesa Diana Medel Guerrero, sin poder disimular la tristeza por la ausencia de su niño y la incomodidad de la operación, impensable quizás para ella, al tener su primer descendiente sin ninguna dificultad: “Creo que el parto natural es mejor. Se sufre menos después de dar a luz”.

“La mamá se siente más confortable, porque inmediatamente que pare se le da su bebé. Una mujer con parto normal a las dos horas anda caminando y  lactando; una cesareada no, va a estar anestesiada, por lo que demora en ver a su hijo, padecerá las molestias de la herida quirúrgica, no le será fácil amamantar y la recuperación tardará una semana”, destacó Díaz Juan.

No obstante, la doctora expresó que aun cuando se realizan diversas labores para concientizar a las gestantes sobre las ventajas de un parto fisiológico, existen resistencias.

“La intervención quirúrgica es muy segura si se efectúa a una paciente que la requiera, pero cuando se hace indiscriminadamente o por complacencia, casi siempre son casos que se nos complican”, agregó.

DOLENCIAS

Con el paso de los años y la sistematicidad del conocimiento y la práctica, la experta revela que el dolor de parto, considerado como el más intenso que vive una mujer y devenido símbolo de fortaleza femenina, depende de la preparación psicológica.

Otros factores, entre estos, el umbral del propio dolor y las contracciones también influyen; pero debe ser lo más importante para una mujer el deseo de tener un hijo.

Para concebir un parto saludable debe evitarse  la interrupción del embarazo, porque afecta los órganos ginecológicos y a la vez la fertilidad. Asimismo, mantener un control sobre las enfermedades crónicas, como la hipertensión y la diabetes, hoy las principales causas que llevan a una cesárea, explicó el obstetra Francisco Eduardo Arias Escalona.

El especialista añadió que las principales acciones para lograr un feliz estado de gestación comienza institucionalmente en los consultorios médicos, donde aún falta trabajo profiláctico, mayor relación con las gestantes, quienes en su mayoría desconocen cuestiones elementales del embarazo y lo asumen como un simple proceso biológico cuando va más allá.

Antes de llegar a las áreas de Atención Primaria de Salud, la familia y la escuela deben insistir en los riesgos del embarazo en las adolescentes. Cada turno de guardia realiza de dos a tres partos a pacientes en ese rango de edad, quienes prestan poca atención a las orientaciones médicas, no colaboran y terminan complicándose.

NECESIDAD

El embarazo constituye una elección, más parir no. Se trata de un reconocido esfuerzo humano de las mujeres, que trasciende las horas de desespero, llanto y sufrimiento. No tema al dolor, sino a las consecuencias de no sentirlo, por capricho o pura inmadurez. Escuche al médico, él estará a su lado y le ayudará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      1. Gracias a usted por su artículo tan interesante e instructivo, el error es de humanos. Soy médico y trabajo en la Terapia Intensiva del Céspedes desde hace 4 años cumplo misión en Mozambique, nos veremos pronto pues regreso en mayo.