Dos Candelarias, y la bandera de la libertad (+ videos)

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 12 octubre, 2018 |
1
Candelaria Acosta Fontaigne (a la izquierda) y Candelaria Figueredo

La noche del 9 de octubre de 1868, Candelaria Acosta Fontaigne no reparó en el sueño.  Tenía ante sí el más importante encargo de su vida: confeccionar el estandarte que acompañaría el primer grito por la independencia de la Patria.

La joven campesina de 17 años de edad, conocida por todos como Cambula, de piel blanca y pelo rubio platinado, natural del poblado de Veguita, actual municipio Yara, era hija del mayoral del ingenio Demajagua.

 

#Cuba #L10deOctubre

Continúamos acercándolo a la #HistoriadeCuba !!!!! #LaDemajagua150 #Cuba

Publicada por La Demajagua en Martes, 9 de octubre de 2018

 

Ante la premura de la encomienda, y teniendo en cuenta que las autoridades españolas sospechaban de la ocurrencia de un levantamiento, lo cual impedía ir hasta el comercio por tejidos, Cambula buscó en la propia casona del ingenio los materiales que pudieran servirle, partes de un mosquitero del propio Carlos Manuel de Céspedes, un velo que cubría el retrato de María del Carmen de Céspedes, difunta esposa del iniciador, y un vestido de la propia joven; cortó las piezas y las cosió a mano.

La enseña, sugerida por Céspedes, se asemejaba a la de la República de Chile, pero con una disposición diferente de los colores rojo, blanco y azul, los dos primeros en la parte superior y el tercero a lo largo de la inferior, con una estrella solitaria, blanca, en el centro del cuadro rojo.

Los motivos para escoger la bandera chilena no están claros hasta hoy, pero existen elementos históricamente comprobados, como la célebre capacidad de previsión política de Céspedes, o la existían de relaciones estrechas entre importantes funcionarios del gobierno de la República de Chile y la Junta Patriótica de Cuba y Puerto Rico, organización revolucionaria en el exilio, en los meses previos al alzamiento de la Demajagua.

Se maneja la posibilidad de que el bayamés ya tuviera una idea clara de cuál debía ser la enseña del movimiento, escogiendo precisamente el estandarte nacional de Chile, por su diseño sencillo y apropiado a las leyes de la heráldica.

En fin, una vez conformada, la insignia de forma casi cuadrada, medía 1.35 metros de largo por 1.30 de ancho, y en la mañana del 10 de octubre, Cambula, quien, no obstante reconocer que no había quedado muy bien confeccionada por el apuro y su desconocimiento de costura, la entregó con orgullo a Emiliano Tamayo, apuntalando su estirpe patriótica cuando sentenció: “Primero mueran antes que verla deshonrada”.

El sábado de 10 de octubre, el prócer bayamés, junto a casi 500 conjurados, juraron el estandarte camino al cadalso:

¿Juráis vengar los agravios de la Patria? – Juramos (…) ¿Juráis perecer en la contienda antes que retroceder en la demanda? – Juramos (…) Enhorabuena sois unos patriotas valientes y dignos. Yo por mi parte, juro que os acompañaré hasta el fin de mi vida, y que, si tengo la gloria de sucumbir antes que vosotros, saldré de la tumba para recordaros vuestros deberes patrios y el odio que todos debemos al gobierno español, venganza, pues, y confiemos en que el cielo protegerá nuestra causa.

De la unión que posteriormente mantuvieron Carlos Manuel de Céspedes y Cambula, nació en la manigua una niña, Carmita. Los peligros del monte y la guerra hicieron que el iniciador dispusiera que madre e hija viajaran a Jamaica. Cambula hizo el viaje embarazada, y en Kingston tuvo a su hijo Manuel, en 1872.

En la capital jamaicana fue ayudada por exiliados cubanos. Céspedes le escribió con frecuencia, pero no regresó hasta 1881 con sus dos hijos, después de culminada la Guerra de los Diez Años, estableciéndose humildemente en Marimón, Santiago de Cuba.

SEGUNDA BANDERA

Siete días después del alzamiento, el abogado, hacendado y también patriota Pedro Figueredo, autor del Himno de Bayamo, hoy Himno Nacional, encargó a su hija Candelaria, Canducha, de 18 años, confeccionar una bandera similar a la alzada por Carlos Manuel de Céspedes en el ingenio Demajagua.

Su madre Isabel Vázquez y Moreno, y sus hermanas Eulalia, Blanca, Eloísa, Piedad y María, se le sumaron en la faena en el ingenio Las Mangas, cerca de la ciudad de Bayamo. Aunque cosida también a mano, se utilizaron para la enseña telas compradas con ese fin expreso.

De forma cuadrangular, pues medía 1.69 metros de largo por 1.32 metros de ancho, estaba mejor terminada que su antecesora, pues la esposa e hijas de Figueredo eran mejores costureras, dispusieron de más tiempo y materiales más apropiados.

Canducha, fue la encargada de entrar con esta segunda bandera a Bayamo, el día 18 de octubre, al comenzar el asalto a la ciudad por las tropas insurrectas, vistió traje de amazona, con gorro frigio y paseó la bandera por su pueblo natal, siendo vitoreada a su paso. Desde entonces ganó el hermoso título de “La Abanderada”, y se convirtió en correspondencia en la primera mujer que ocupó tal puesto en una tropa revolucionaria en Cuba.

El 8 de noviembre de 1868 Canducha también formó parte del coro que en el atrio de la Iglesia Parroquial cantó oficialmente el Himno de Bayamo.

Así mediante ese estandarte, aquellas dos jóvenes nombradas Candelaria, pasaron a engrosar la historia nacional. Y, coincidentemente, no solo compartían el mismo nombre; también nacieron el mismo día: 2 de febrero, con un año de diferencia (la primera en 1851 y esta última un año después), y lo más importante, abrazaron en cuerpo y alma por igual, la causa libertadora iniciada por Céspedes, y se fueron con los mambises a la manigua redentora a conquistar a toda la costa la libertad de la Patria.

 

Acto central por el aniversario 150 del inicio de las guerras en Cuba!!!

Acto central por el aniversario 150 del inicio de las guerras en Cuba!!!

Publicada por La Demajagua en Miércoles, 10 de octubre de 2018

 

#LaDemajagua150

En homenaje al aniversario 150 del inicio de las luchas por la independencia de Cuba tuvo lugar en la ciudad granmense de Manzanillo una gala cultural, a la que asistió el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, acompañado por Esteban Lazo Hernández, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Ambos dirigentes recorrieron obras inauguradas en Manzanillo en saludo a la gesta del #10deOctubre.

Publicada por La Demajagua en Jueves, 11 de octubre de 2018

Responder a Cesar Hernandez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Muy interesante su articulo, al menos aprendi algo nuevo sobre tan grandes acontecimientos, pues no habia leido sobre la segunda mujer que confecciono la segunda bandera que inicio la guera de los 10 años.
    Por cierto, podría escribirse algo acerca de la presión que se ejercio para que esta no fuese la bandera de la Republica de Cuba.