Eduardo Bertot Vieito: Orgullo de radialista

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 14 abril, 2020 |
0

-Cursaba el quinto grado cuando la directora de la escuela Félix Varela, de Manzanillo, entró al aula y recordó a los integrantes del Círculo de interés de locución, que ese día, a las dos de la tarde, tendríamos el primer encuentro en Radio Granma.

Al llegar a casa le pregunté a mi madre:- ¿Qué es la radio?- y sonriente aclaró:

-Es aquel aparato grande que enciende unos bombillitos y que tu padre utiliza en el cuarto para escuchar música y noticias.

TODO TIENE SU COMIENZO

“Tenía nueve años de edad y antes de acudir a la cita, visité a una vecina llamada Georgina Mendoza Cedeño (Yoyi), que trabajaba en la emisora, para conocer detalles sobre el medio.

“El inicio resultó infeliz, el entonces director de programas, Vicky Suástegui Boronat, me dijo en dos ocasiones que no tenía condiciones para locutor, porque me equivocaba mucho al leer.

“Desconocía de mi astigmatismo miópico, pero aquel mundo de hablar por un micrófono y que muchas personas te escucharan, resultaba fascinante, algo mágico.

“Ante aquella negativa mi madre localizó a Yoyi y su respuesta fue alentadora:

-Dile al niño que vuelva, si no sirve para locutor, puede ser sonidista o aprender otras especialidades.

“Regresé a la radio y me indicaron el adiestramiento con el locutor y director de la planta, Tomás Ernesto Martínez Robles, quien al conocer mis limitaciones, mostró algunos ejercicios para mejorar la dicción y la lectura.

“Por ese tiempo también recibí los espejuelos para corregir el defecto visual que padecía y aproximadamente a los dos meses, me hicieron algunas pruebas y no pude contener la alegría ante el maestro Martínez Robles:

-Dígale a Vicky que estás listo para asumir cualquier personaje-precisó y partí a cumplir la orden.

SE HACE CAMINO AL ANDAR

“Fueron tiempos hermosos los vividos en Somos la niñez, un programa variado, con adivinanzas, musicales, orientaciones para los niños… grabado por Miguel Labrada García y Antonio Sánchez Machado, luego Yoyi recibió la dirección y lo convirtió   en dramatizado.

 

“A los14 años de edad, mi voz había cambiado bastante y tuve que abandonar el espacio, ¡imagínate!, fue un momento doloroso, me costaba trabajo desentenderme de él y me las ingenié para escribirlo, de esa forma mantendría el vínculo.

LA NUEVA ENTREGA

“En el año 1996 me evalué profesionalmente como director de programas, un atrevimiento personal, pues los más experimentados decían que nunca vieron a una persona tan joven someterse a semejante rigor técnico.

“Coincidiendo con mis 18 años, Radio Granma colocó la referida plaza en convocatoria y la obtuve sin saber que el destino me colocaría nuevamente en “Somos la niñez”, esta vez como director, escritor y musicalizador, cuyo alto nivel de audiencia se mantiene actualmente.

ESPACIOS COTIDIANOS

“Durante estos años de vida radial, he dirigido el estelar Granma en la noticia, la revista informativa Radar 1590 y Dimensión Uno, junto a la periodista Elvia Carbonell Falcón, también la revista de facilitación social Panorama, El cuento, Encuentro juvenil, La Discotequita…incluyendo otros espacios de la televisora manzanillera Golfo Visión.

EN AUDIO REAL

Multipremiado en Festivales de la Radio cubana, este consagrado realizador disfruta a diario la continuidad del programa inicial que ahora recrea con los sueños forjados junto a la familia, al círculo de amigos y a la carrera profesional, para juntos complementar su vida de placer y virtud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *