Educación de altura en las montañas de Guisa

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 23 mayo, 2016 |
0
Alumnos y maestros de la escuela primaria Francisco Maceo Osorio, de Los Horneros FOTO /Rafael Martínez Arias
Alumnos y maestros de la escuela primaria Francisco Maceo Osorio, de Los Horneros FOTO / Rafael Martínez Arias

La presencia de Fidel en Guisa es permanente y tangible para los estudiantes, maestros, profesores y personal de apoyo a la docencia en esa montañosa localidad de Granma.

Lo perciben  dirigiendo la batalla allí librada por el Ejército Rebelde  durante los últimos 10 días de noviembre de 1958, celebrando la victoria junto a los lugareños; en la constitución de las Milicias Territoriales, en 1988, en la conmemoración del trigésimo aniversario del primer acontecimiento mencionado; y en la Tribuna Abierta, el 25 de noviembre de 2000.

Por eso, el advenimiento de su cumpleaños 90, el 13 de agosto próximo, constituye  la principal motivación de los educadores y estudiantes guiseros, asegura Yennis Escobedo Chávez, directora municipal de Educación, tras dar la bienvenida a integrantes del círculo de periodismo especializado en la temática educacional, de la Unión de Periodistas de Cuba en Granma.

La personalidad del Líder histórico de la Revolución cubana, su pensamiento y legado son  abordados de manera sistemática “en nuestras escuelas, en los matutinos, mediante mesas redondas y talleres”, añade  Escobedo Chávez, en conferencia de prensa realizada en el  arbolado Centro de pioneros exploradores Batalla de Guisa.

De la acogedora instalación encargada de preparar a los pioneros para la defensa de la patria y la vida en campaña, salimos en un camión para Los Horneros, lugar distante 13 kilómetros de la cabecera municipal.

Teresa Armesto, del telecentro CNC TV, y Milena Céspedes, de Radio Bayamo, ocupan asiento en la cabina del vehículo, junto al conductor.

El camarógrafo Carlos Vanega, los fotorreporteros Rafael Martínez y Armando Yero,  editor principal del sitio digital de la emisora provincial, y Eddy Martínez, corresponsal en Guisa de emisoras de radio, dos funcionarias y un funcionario de Educación, y el autor de estas líneas, viajamos en la cama del potente medio de transporte, lo cual permite disfrutar a plenitud del agreste y ondulante paisaje.

El subir y bajar elevaciones cesa al llegar a la escuela primaria  Francisco Maceo Osorio, acomodada en la falda de una de las montanas donde se encuentra la comunidad Los Horneros, fundada en 1873 y cuyo nombre se debe a la fabricación de carbón por sus habitantes en aquella época.

La jefa del colectivo pioneril y estudiante de sexto grado, Marlen Rosario López García, y la maestra  Yamisleidis Sánchez Hernández, dan la bienvenida a la comitiva, en nombre de los alumnos y trabajadores del centro.

Desde que Rafael Martínez vio y escuchó a Sánchez Hernández, supo que en ella tenía una “modelo” para la portada de este semanario el sábado 7 de mayo, víspera del Día de las madres. Y así fue.

En las aulas de la Francisco Maceo Osorio, de mampostería y tejas de fibrocemento, persianas metálicas lacadas, puertas de cristal polarizado, con televisor y computadora, cursan estudios de primero a sexto grado 49 niños y niñas; Roxana Rojas Martínez, de quinto grado, interpretó una canción, y Fabián Ayala Antúnez, de prescolar, recitó la poesía Contigo Fidel, otros declamaron poemas dedicados, también,  al Comandante en Jefe.

Junto a Yamisleidis, maestra de sexto grado, se encargan, al decir de José Martí,  de preparar para la vida a esos pinos nuevos: Mirley Bárzaga Álvarez, Yaima Arcia Martínez, Isdania Moreno Guerrero, Joel García Segura, Mirelis Álvarez Espinosa, Roberto López Carrazana, Iliana Rosales Carrazana, Ángel Berto Álvarez Aliaga, Yordalis Rodríguez Martínez y Wilfredo Martínez Ginarte, director zonal.

A ellos se les suman Adalberto Martínez Carrazana y Yurenia Sánchez Martínez, promotor él del programa Educa a tu hijo, y de cultura, ella.

Reflejo del quehacer de esos educandos y educadores, es el ciento por ciento de retención escolar en el actual período lectivo y el 98 de promoción, con solo un desaprobado, “con el cual se trabaja sistemáticamente” para que venza los objetivos en breve, asegura Yamisleidys Sánchez.

Al estar tan a gusto, ni cuenta nos damos que el sol sobrepasó la cima de los empinados picachos. Es preciso partir, ruge el motor del camión sin lograr opacar el pregón de la lugareña que oferta maíz verde, “bueno para tamales, harina y frituras”,  a peso la mazorca.

FLORES EN LAS ROCAS

En la roca  que rodea la escuela Pedro Batista Fonseca, de Pueblo Nuevo, crecen plantas ornamentales FOTO/Rafael Martínez Arias
En la roca que rodea la escuela Pedro Batista Fonseca, de Pueblo Nuevo, crecen plantas ornamentales FOTO/Rafael Martínez Arias

El viaje de retorno, bajo la amenaza de vaciar sus vientres unas nubes oscuras, incluye paradas en las escuelas primarias Pedro Batista Fonseca y Manuel Ascunce Domenech, enclavadas en los barrios de Pueblo Nuevo y Los Corrales, en ese orden.

En la primera, grande, de mampostería, dialogamos con Yurenia Arévalo Arias, presidenta del consejo de escuela, quien habla de la importancia de este como apoyo al proceso docente-educativo, por ejemplo, en la atención a un alumno hiperactivo que ha incurrido en indisciplinas.

También, con Edel Reyes Espinosa, maestro de la escuela José Antonio Echeverría Bianchi, de La Majagua, quien, a petición de la Dirección de Educación en Guisa, está allí para hablarnos de la clase única, “una experiencia de nuestras escuelas que nos da la posibilidad, de acuerdo con el análisis metodológico científico que hacemos primero, de recoger en una clase, los contenidos de las unidades de los diferentes grados, lo que facilita trabajar con todos los niños de aulas multígradas”.

La Pedro Batista se asienta en rocas que muestran por todas partes su dura faz, sobre la cual el maestro Arturo Martínez Carrazana, la auxiliar de limpieza Virgen Suárez Sánchez y pioneros, sembraron rosas, amapolas, diez del día… como parte de un proyecto socio-productivo de plantas ornamentales y jardinería.

Similar es el realizado por  Ernesto Carrazana Martínez con sus siete alumnos de primero, tercero, quinto y sexto grado, de la escuela de Los Corrales, consistente en la creación de vivero para obtener posturas de naranja dulce, mandarina y guanábana.

el maestro Ernesto Carrazana Medina, con sus alumnos en una actividad del proyecto socio porductivo de su escuela
el maestro Ernesto Carrazana Medina, con sus alumnos en una actividad del proyecto socio porductivo de su escuela

La Manuel Ascunce es modesta, con paredes de tablas de palma real y la cubierta de zinc, pero está electrificada con paneles solares, posee computadora y televisor, dotado con antena parabólica para la recepción de señales.

Al despedirnos, el entusiasta maestro obsequia a los visitantes plátanos fruta maduro, cosechados en la parcela de la escuela.

Las mencionadas son solo tres ejemplos de las 95 instituciones educacionales diseminadas en el lomerío de Guisa, allí la campaña comunicacional Fidel entre nosotros se hace realidad en el buen actuar de educandos y educadores, reflejados en los elevados índices de eficiencia escolar.

Edel Reyes  Espinosa es un artífice en impartir clases en una misma aula,  a alumnos de diferentes grados FOTO/Rafael Martínez Arias
Edel Reyes Espinosa es un artífice en impartir clases en una misma aula, a alumnos de diferentes grados FOTO/Rafael Martínez Arias
Yurenia Arévalo Arias,ama de casa, presidenta de Consejo de Escuela FOTO/Rafael Martínez Arias
Yurenia Arévalo Arias,ama de casa, presidenta de Consejo de Escuela FOTO/Rafael Martínez Arias
En clasesFOTO/Rafael Martínez Arias
En clasesFOTO/Rafael Martínez Arias
El cumpleaños 90 de Fidel, inspira a estudiantes y maestros de las montañas de Guisa FOTO/Rafael Martínez Arias
El cumpleaños 90 de Fidel, inspira a estudiantes y maestros de las montañas de Guisa FOTO/Rafael Martínez Arias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *