Efectiva cooperación Universidad-Emba (+fotos y video)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 30 enero, 2021 |
1
FOTO/Milena Céspedes Milán

Utilizar empresas como interface entre universidades y el sector productivo y de servicios, a fin de generar alta tecnología, nuevos productos, o mejoras de los existentes; desarrollo, y bienes de alto valor agregado, es una realidad en la Empresa Mecánica Bayamo (Emba), perteneciente al Grupo Empresarial de la Industria Sideromecánica (Gesime).

La Emba, creada el 12 de junio de 1989, es la única de su tipo en el país destinada a la fabricación de máquinas de riego de pivote central, molinos de viento y casas de cultivo, productos para impulsar la producción de alimentos.

Publicado por Empresa Mecánica Bayamo Emba en Jueves, 28 de enero de 2021

Incursiona, también, en la creación de postes de alumbrado público, que colocan en el Mariel y sustituyen importaciones; posee la planta de galvanizado más grande de Cuba, actualmente la única en activo, tras la reparación de su homóloga en Mayabeque.

Presencia de directivos de EMBA en la Zona desarrollo Mariel donde se acuerda firma de carta de intención de negocios…

Publicado por Empresa Mecánica Bayamo Emba en Viernes, 29 de enero de 2021

Tiempo atrás, comenta el ingeniero mecánico Abdel Acosta Jover, director técnico de Desarrollo, la empresa recibía un producto elaborado y los estudiantes participaban en la entidad durante alguna práctica, en su etapa de adiestramiento y servicio social.

“Hace unos cuatro o cinco años, nos vimos en la necesidad de cambiar esa filosofía y no esperar como el pichón, a que te den todo elaborado, sino a participar en la formación del profesional desde su fase de estudiante”, expone Acosta Jover.

Con este enfoque, la emblemática empresa despunta como industria universitaria, luego de la articulación entre experiencia y ciencia generada en la Educación Superior.

ALIANZAS ESTRATÉGICAS

El proyecto de industria universitaria, que potencia la Emba de conjunto con la Universidad de Granma, es una muestra del empeño por incrementar el impacto de la academia en los sectores estratégicos para el desarrollo económico y social del país.

Como fruto de esta cooperación, desarrollan 12 proyectos que por su importancia y fundamentación constituyen tesis de pregrado, maestría y doctorado de profesionales. Dos de estos proyectos están dirigidos a uno de los principales productos de la Emba: el desarrollo de molinos de viento para la extracción de agua, necesarios en los campos. El típico molino de viento será mejorado tras el diseño de una torre o mástil abatible, que se pueda bajar de una manera cómoda y rápida ante el paso de un evento meteorológico.

“Estas tecnologías son muy dañadas por los fenómenos naturales. El nuevo diseño permitirá alargar su vida útil y garantizar que los resultados económicos sean más perdurables”, señala Acosta Jover.

El otro proyecto materializará un rotor eólico para molinos de viento adaptados a las condiciones climatológicas de Cuba.

FOTO/Luis Carlos Palacios Leyva

“Los molinos de viento son una tecnología de más de 60 años de explotación que siempre Cuba ha importado, por ende, sus diseños no se adecuan al clima de la nación, cuyos vientos oscilan alrededor de tres, cuatro o cinco metros por segundo en temporada normal.

“Al ajustar el diseño al clima del archipiélago, podremos extraer del viento la mayor energía posible, eso se traducirá en más agua para el molino y mayores prestaciones del producto; más leche, si lo tienes vinculado a la ganadería, o más productos agrícolas, si está asociado al riego, y más sostenibilidad al instalarlo en la casa de algún campesino.

“Esta es una de las perspectivas que hemos trabajado con la Universidad, diseñar proyectos que tengan un efecto económico inmediato en los productos y que aumenten su capacidad exportable.

“Usted sale al mercado con una torre abatible y tiene mayor valor agregado y más posibilidades de exportación que una tradicional, sin contar que dentro del país sería un inmenso beneficio”, comenta el también Máster en Ciencias. Las redes de intercambio comprenden, incluso, el fomento de investigaciones generadas por otras universidades cubanas, como la Martha Abréu, de Villa Clara, con quienes trabajan en la automatización de las máquinas de riego de pivote central eléctrico, uno de los productos líderes de la Emba.

“Esta Universidad llevó a cabo, hace más de un año, un programa de automatización de estas máquinas de riego, que permiten programar, controlar y monitorear el riego de manera remota desde teléfonos inteligentes, tabletas y ordenadores.

“AZCUBA controla el riego de modo tradicional, con automatismos muy básicos que son explotados inadecuadamente, incurriendo en pérdidas de agua y energía en el sector agrícola.

Este proyecto, que se ofrece a algunos clientes, es suministrado y desarrollado en el exterior, lo cual lo hace más caro y sin soberanía.

“El proyecto de la Martha Abréu defiende un producto que dotará de un alto nivel de automatización las máquinas de riego que hoy fabrica la Emba, y fomentar una agricultura de precisión”, recalca Acosta Jover.

Según descripciones de la tesis presentada en opción al título académico de Máster en Ciencias, por la ingeniera Lianet Avello Fernández, este sistema de supervisión y control remoto de máquinas de riego de pivote permite determinar la cantidad de agua necesaria para el cultivo, teniendo en cuenta las especificaciones técnicas, las variables de funcionamiento y las meteorológicas del cultivo y del suelo.

También posibilita la recolección, análisis y transmisión de datos en tiempo real, con el objetivo de favorecer la toma de decisiones por el operador.

Promover una Educación Superior más inclusiva, universal y centrada en las necesidades del empresariado cubano, es el sendero por el que hoy transita la Universidad de Granma y sus homólogas en el país, un camino que recorren en aras de garantizar el desarrollo local y fomentar nuestra soberanía alimentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Muy apropiado dar a conocer las iniciativas innovadoras de ese binomio esencial que forman las empresas y los científicos e investigadores. ESperamos que esto propicie el necesario despegue del sector industrial de Granma que ha estado en decadencia marcada desde hace 3 décadas. Salvar el patrimonio y la planta industrial instalada es un asunto de supervivencia económica y cultural también. No hubo ni habrá socialismo o desarrollo social sin proletariado.