Con el ejemplo de Fidel como guía cotidiana

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 25 noviembre, 2021 |
0
Foto Ismael González González.

Carmen Alicia González Álvarez, se siente una cubana realizada porque “tuve la oportunidad que hubieran añorado muchos coterráneos amantes y seguidores del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, e incluso jóvenes deseosos de haber podido tocar, conocer, vivir de cerca al lado de ese gran hombre que fue, y lo sigue siendo por sus ideas”.

Para esta dama, quien atiende todo lo concerniente a cuadros en la Dirección provincial de Salud de Granma, sus vivencias con el Líder Histórico de la Revolución comenzaron cuando ella tenía solo 12 años de edad.

“Estudiaba en la Veguita número 3 Batalla de Mal Tiempo, municipio de Yara, –explica- y una noche vimos salir desde los platanales jeeps de cuatro puertas con muchas luces, y entonces sucedió algo impactante, de uno de ellos descendió aquel hombre grande que nos impresionó a todos.

“Esa escuela había sido seleccionada para exhibir el uniforme diseñado para centros internos, el azul que aún tiene vigencia, y fue allí de visita, tuvo un diálogo con los estudiantes y nos invitó a participar en el desfile por el primero de Mayo de ese año 1973 en La Habana, además, intercambió sobre los nuevos uniformes y escuchó nuestras opiniones”.

Para Carmen ese encuentro marcó su vida, y nunca imaginó que sería solo el primero de muchos otros.

“Ya adulta, agradezco mucho al movimiento obrero la posibilidad de compartir con Fidel en varias ocasiones más –asegura-.Participé en tres congresos del Sindicato Nacional de Educación en los que él estuvo, y en uno de ellos tuvimos ambos un diálogo intenso sobre Francisco Vicente Aguilera, y la necesidad de que esa figura revolucionaria que prefirió despojarse de todo por la defensa de la Revolución, llegara más a los estudiantes.

“También fui partícipe –dice- del momento de la creación del Sindicato de la Ciencia, que fue un desprendimiento del Sindicato de Educación, y admiré una vez más esa increíble visión de nuestro Comandante en Jefe, que siempre reconoció la necesidad y valía del desarrollo de la ciencia para el futuro del país”.

González Álvarez rememora los intercambios con Fidel en tres oportunidades, sobre el trabajo del sindicato y la aplicación de la ciencia y la técnica, mientras cursaba la Escuela Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba en San Agustín, La Habana, al hacer El escala allí en su paso obligatorio por el lugar durante sus chequeos diarios a los centros que después integraron el Polo científico.

Ese acercamiento de Carmen al Máximo Líder fue mayor cuando ella, como miembro del Secretariado Nacional del Sindicato de la Cultura asistía a las reuniones anuales del Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba con los artistas, e igualmente cuando es elegida integrante del Comité y Consejo Nacional de la CTC.

Foto Ismael González González.

“Ese poder de preocuparse y ocuparse de todo, de estar a la vez en muchas actividades, lo distinguía –asevera- y en esas reuniones se interesaba por el papel de la vanguardia artística en la construcción y en la defensa de la Revolución, a partir del poder de convocatoria que tenían, y por la economía, la formación y el rol de la educación, y la participación de la clase obrera en el desarrollo del País.

170825_1762“En 2006 –confirma- como jefa del departamento Político-ideológico del Partido en la provincia, tuve el privilegio de que me tocara organizar el acto central por el 26 de Julio en Granma, algo de mucho mérito para mí en lo personal; lamentablemente también fui parte, junto a los artistas, de la organización de la Vigilia por la partida a la eternidad de Fidel, e hice guardia de honor a sus cenizas inmortales.

“Siempre lo tengo presente, en cada empeño, pero en estos días de noviembre, cinco años después de su desaparición física, lo siento más carca que nunca, y su ejemplo me guía cada jornada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *